Pocos lugares son tan importantes en nuestra casa como la puerta principal, por lo que amuletos que puedan protegerle o cuidarle siempre han estado a la disposición en diferentes culturas a lo largo de la historia, pues se ha creído ampliamente que las energías recibidas en la fachada de la casa, que es el hogar de quienes la habitan y comparten, afectan a estas personas por parte de los terceros que puedan acercarse, ver o entrar, por lo que saber qué objetos podemos hallar provechosos para esta misión protectora, es importante.

Piedras amatistas

Por sus cualidades de transmutación, son ideales para recibir las energías dirigidas al hogar desde la entrada, por lo que cristales de amatistas o amuletos tallados con esta bella piedra, serán de ayuda para la puerta de la casa.

Campanas metálicas

Ampliamente se han usado en ceremonias religiosas en occidente, además de rituales de protección en países asiáticos por atribuirle a su sonar, la cualidad de espantar de las casas los malos espíritus.

Herradura

La conocida herradura de caballo efectivamente atrae buena suerte y aleja las malas energías, por lo que colgar una en lo alto de la puerta es una buena idea de amuleto para la entrada.

 

Ojo de Horus

Desde la antigüedad, los egipcios le atribuían poderes protectores al símbolo del dios Horus, al ser el eterno enemigo del caos y la desolación del dios Seth y como representante del sol cuya mirada protege.

Sal de mar

También es sabido que la sal de mar es un amuleto que colocado cerca de la puerta de la casa, aleja la mala suerte y las malas energías, como una barrera protectora que le cortará el paso a lo negativo, como es bien sabido hasta en culturas lejanas como la japonesa, donde antes de los encuentros de sumo, limpian y purifican la arena con sal de mar.

Rana de tres patas

Para los practicantes del Feng Shui, este amuleto llama a la prosperidad y estabilidad de las finanzas, teniendo que colocarse en un macetero mirando hacia el interior de la vivienda, para evitar que esta se escape.

Elefantes de la suerte

El conocer popular le ha brindado a la figura del elefante desde los inicios de la India, la cualidad de brindar protección, abundancia, longevidad y buena suerte a su portador, por lo que desde miles de años atrás, se suele encontrar figurillas de elefantes cerca de la puerta o entrada del hogar.

La planta de Ruda

A esta planta se le atribuye la capacidad de proteger y ayudar a preservar la calma en el hogar, usándose actualmente para alejar la envidia y malas intenciones, por lo que se la coloca en la entrada del hogar, con un macho en la esquina derecha y con una planta de ruda hembra en la izquierda.

De esta forma, siempre hallará un amuleto ideal para proteger este sitio tan importante y amado como lo es la entrada del hogar de esas energías nocivas que nunca deben pasar a él.