El fascinante pueblo de Bled se encuentra en el noroeste de Eslovenia, junto al lago del mismo nombre y el Parque Nacional más importante del país, el Triglav, la montaña más alta de Eslovenia, que incluso aparece en la bandera nacional. Su lago es de origen glaciar y está rodeado de montañas.

Uno de los lugares más únicos de Bled se encuentra en el centro del lago, ya que en él se existe una pequeña isla, que alberga a la Iglesia de Asunción. El hermoso lago de Bled está impresionantemente decorado por un imponente castillo ubicado en lo alto de un acantilado que mide 125 metros. Es un castillo muy antiguo, de origen feudal, que cuenta con más de 1000 años. En esta fortaleza será deleitado con espectaculares torres, capillas, casas y una gran muralla, además, al anochecer podrá disfrutar de una impresionante vista del lago y su isla central.

Algo muy divertido, y uno de los principales atractivos para quienes visitan a Bled es  bañarse en el lago, gracias a que cuenta con numerosas playas. En general, su agua es un poco fría, sin embargo, si usted se encuentra en la forma física necesaria para ello, puede nadar hacia el centro e incluso llegar hasta la Iglesia de la isla central.

Los Alpes Julianos son un formidable paisaje que, al contrario que los Alpes franceses, suizos o austriacos, son de color blanco, ya que están formados de piedra caliza. Además, son muy escarpados y bastante inaccesibles, ideales para practicar el deporte nacional de Eslovenia: el alpinismo.

Si quiere explotar su lado aventurero, este destino llenará sus expectativas, ya que podrá realizar una gran cantidad de excursiones a y conocer fascinantes cuevas como las de Postojna, o las de Pivka y Cima Negra, así como planificar una ruta de senderismo o de montañismo para disfrutar cualquiera de sus cimas y complacerse con unas vistas sublimes.

Otra gran posibilidad si desea visitar Bled es la de practicar deportes como el ciclismo, el barranquismo o el rafting, lo que definitivamente convierte a Eslovenia en la capital mundial del turismo deportivo.

Muy cerca de Bled, puede visitar la antigua ermita de Santa Catalina, ubicada en un majestuoso lugar, rodeado de montañas, y además, el camino desde Bled hasta aquí es una preciosa excursión donde podrá disfrutar de alucinantes vistas.

Existe una gran cantidad de excursiones más recomendables durante su visita a Bled, como la del lago Bohinj, que se encuentra bastante cerca de Bled, y hacer una escalada hasta el Triglav, en donde podrá ser deslumbrado por sus lagos de colores, o incluso visitar el fascinante río esmeralda Soca.

Sin duda, Bled es una hermosa población de Eslovenia que lo dejará anonadado, una ciudad preciosa que parece salida del más fantasioso cuento de princesas que pueda imaginarse, y es un destino obligatorio si desea conocer las bondades y la magia de Eslovenia, no se limite a su capital, vaya más allá y enamórese de los encantos de Bled, no se arrepentirá.