El potencial del budokon está en su fusión de elementos del yoga y las artes marciales con meditación, por lo que nos dejó muchos  beneficios a la disposición  desde su creación en el año 2000 por parte del estadounidense maestro de artes marciales Cameron Shayne, quien le dotó con cualidades del karate y taekwondo a esta novedosa disciplina ideal para hallar la armonía psicofísicamente que tanto deseamos.

El mismo Shayne, afirma que su creación es todo un arte vivo, al buscar un mejor balance entre alma, cuerpo y mente con un completo enfoque dirigido a que sus practicantes logren liberarse de ataduras y falsos paradigmas sobre sí mismos y el espacio en el que habitan.

Algunas celebridades como Jennifer Aniston pueden dar fe de esta maravillosa práctica y filosofía que ha tenido muy buena receptividad en los Estados Unidos, pues sus practicantes afirman que este deporte fitness ayuda mucho a tonificar los músculos de las piernas, brazos y hombros, pero que igualmente hace maravillas en todo el cuerpo.

El nombre de esta disciplina proviene del japonés “bu” (guerrero), “do” (que quiere decir vía) y “Kon” (espíritu), queriendo significar “La vía del guerrero espiritual”, por lo que en su composición de cuerpo y mente empleado con meditación, sus practicantes consiguen disminuir los niveles de estrés, que ya tantas veces inminencias en medicina han señalado como uno de los principales orígenes de dolencias y enfermedades.

Para las clases o sesiones de este “Arte vivo”, se inicia con meditación, para centrarse en el aquí y en el ahora, en conciencia de nosotros como individuos pensantes, que tras calmar el pensamiento, puede proseguir a hacer posturas de yoga para pasar a otros calentamientos antes de empezar con los ejercicios de artes marciales como saltos, desplazamientos y ataques súper eficientes para ejercitar todo el cuerpo, antes de algunos ejercicios de estiramiento que culminan en una meditación concentrada en la respiración.

De esta forma, el budokon demuestra todo el potencial para ayudar a fijar que nuestra forma de movernos y ejercitarnos se convierta con la continua práctica, en nuestra manera de vivir, pensar y movernos en nuestros espacios habituales, para lo que esta filosofía también ofrece consejos de alimentación ideal, tales como bajar el consumo de carnes, mantener una dieta saludable basada en vegetales y alimentos no procesados y obviar la ingesta de alimentos poco antes de las clases y prácticas.

Entre los beneficios de esta disciplina están

  • Mejorar la flexibilidad y motricidad
  • Mejorar la postura corporal
  • Ayudar a perder peso y quemar calorías
  • Armonizar el cuerpo
  • Prevenir y tratar la celulitis
  • Optimizar la resistencia física

Por estoy y muchos otros motivos, la práctica de esta asombrosa fusión es completamente recomendable para cualquiera que quiera mejorar su condición física, tomando de la mano a la mente y el espíritu que lleva por dentro con la garantía de que con dedicación, constancia y la disposición de aprender y seguir sus enseñanzas, esta novedosa disciplina que logró unir cualidades maravillosas, le dará resultados.