La piel es el órgano más grande de todo el cuerpo, y por ello está expuesto a múltiples agresiones, entre ellas el frío extremo. Es conveniente seguir las recomendaciones para cuidar la piel de las bajas temperaturas.

Tenga en cuenta que el frío contrae los vasos sanguíneos, ralentiza la circulación y reduce la producción de colágeno, grasa y sudor, que son las sustancias que mantienen el equilibrio de la película hidrolipídica de la piel, encargada de retener su humedad natural evitando se deshidrate.

Adicional al frío, en invierno su piel está en contacto con calefacciones que reducen la humedad del ambiente y provocan la evaporación del agua que contiene la piel, por ello debe tomar precauciones en su cuidado.

Una de las primeras recomendaciones para el cuidado de la piel es la hidratación, para ello utilice un emoliente a base de lanolina o urea que le ayudará a mantener una piel en perfectas condiciones durante el invierno. Es importante que utilice un hidratante adecuado a su tipo de piel.

Evite la dermatitis de desgaste que se produce por lavar excesivamente las manos. Utilice guantes y cremas con efecto barrera para proteger las manos. Durante el invierno debe evitar cremas que contengan los ácidos alpha y beta hidroxi, ya que nos resecarán en exceso la piel.

A la hora de adquirir productos para la piel, evite aquellos que sean agresivos y prefiera productos suaves, hipoalergénicos y dermatológicamente comprobados. En su rutina de limpieza, no utilice exfoliantes a diario y lávese el rostro con las manos y no con esponjas.

Utilice el agua tibia tanto como para ducharse como para lavarse las manos y la cara. Evite los extremos, no utilice agua ni muy caliente ni muy fría.

Utilice lentes de sol y protección solar con un buen factor de protección UV, especialmente donde haya nieve debido a que ésta refleja la radiación solar.

Las zonas más prominentes de su rostro como la nariz y los pómulos así como el contorno de ojos son las más frágiles porque su piel es muy sensible y necesitan de mayor protección, al igual que los labios, los cuales se resecan a causa del frío y el viento, por lo cual requieren un bálsamo regenerante mañana y noche, y una barra de labios hidratante que les servirá de protección en la calle.

Evite los cambios bruscos de la temperatura ya que producen aparición de capilares dilatados o arañas vasculares, especialmente en las mejillas, para ello se recomienda la vitamina C, el ácido retinoico, el ácido glicólico y los hidroxiácidos. Sin embargo, debe tomar precauciones ya que no todas las pieles reaccionan de la misma manera.

Si desea realizarse un tratamiento despigmentante facial, la mejor época para realizarlo es el invierno, pudiendo solicitar peelings químicos o mascarillas.

Es importante, por la salud de su piel cuidar su alimentación, aumentar el consumo de vitamina C y antoxidantes, además de ingerir entre 1,5 y 2 litros de agua al día. Recuerde que el tabaco y el alcohol, repercuten de manera negativa en la salud de su piel.