El cuerpo humano es considerado un templo para esas personas que saben cuidarse y que llevan una vida saludable, sin embargo hay otras que no pueden vivir sanamente y que están acostumbrados a los excesos, sin tomar en cuenta que existen las enfermedades cardíacas que pueden acabar con su vida sin avisar. Por esta razón, hoy queremos darle algunos consejos para que usted tenga un corazón sano, de manera que pueda vivir plenamente.

Para empezar, lo que debe hacer es mantener una alimentación correcta y balanceada, pues los riesgos de ataque al corazón están relacionados con una alimentación incorrecta, esto por el abuso de determinadas comidas que están cargadas de grasas que pueden influir de manera negativa en su corazón.

Por ejemplo, se debe tener cuidado con alimentos como la sal o la carne roja, aunque en los últimos años también se ha puesto en tela de juicio el efecto de los productos lácteos, que generalmente se consideraba que contenían grasas que obstruían las arterias. Sin embargo, algunos estudios han indicado que la leche, puede ser beneficiosa para el corazón, bajando la presión o reduciendo el colesterol.

Por otro lado, es importante que realice algún tipo de actividad física, debido a que el ejercicio es determinante para gozar de una buena salud cardíaca. A los adultos se les recomienda hacer, por lo menos, 30 minutos de ejercicio al día, para prevenir problemas cardíacos y proteger el corazón. Este buen hábito mejorará la calidad de vida en general, pues es clave para el buen funcionamiento del cuerpo. Los ejercicios más recomendados son los del tipo aeróbico como correr, caminar, nadar o manejar bicicleta.

Otro de los consejos para un corazón sano, es mantener unos buenos hábitos de sueño, debido a que el dormir de forma incorrecta puede ser altamente dañino, ya que favorece el riesgo de taquicardias, así como el síndrome metabólico. Expertos alegan que dormir pocas horas impide la producción de serotonina, lo que provoca una sensación de malestar que lleva a incurrir en prácticas alimenticias poco recomendables.

Asimismo, debe controlar su presión arterial manteniéndola por debajo de 120/80 mm/Hg. Cuando la presión arterial es alta, se puede controlar con la dieta, la actividad física y los buenos hábitos. En este caso, como le mencionamos anteriormente es esencial reducir al máximo la ingesta de sal, ya que esta causa retención de líquidos e influye igualmente en el aumento de la presión arterial. También se debe reducir la ingesta de calorías y de alcohol.

Del mismo modo, es importante que evite el hábito de fumar o ser un fumador pasivo. Los tóxicos del cigarrillo están asociados con muchos problemas de salud, incluyendo el cáncer y problemas cardiovasculares, este colapsa las arterias aumentando el trabajo que el corazón debe realizar para bombear la sangre En definitiva, más que seguir estos consejos para tener un corazón sano, es necesario que comience a llevar una vida saludable, adoptando nuevos hábitos, con esto podrá vivir plenamente feliz, sin correr riesgos de sufrir alguna enfermedad cardiovascular.