Alguna vez se ha preguntado ¿Cuáles son las cosas que nunca debe hacer al viajar? Pues, ya sea un viajero novato o experimentado, esta es una interrogante que muy pocos nos hemos planteado. Sin embargo, nadie es inmune a la sensación de no estar preparado para un viaje. Pero lo que si podemos hacer es ocuparnos de aquello que realmente se puede controlar, para evitar estrés y ansiedad al viajar.

Por otro lado, lo que está bien para nosotros puede ser todo lo contrario en una cultura diferente. Y aunque como turistas debemos ser respetuosos, es posible que sin querer terminemos siendo descorteses y ofensivos. Afortunadamente todo esto se puede evitar si seguimos algunos prácticos consejos. Así que si usted leyó la primera parte de este artículo, es hora de que conozca el resto de la lista de cosas que nunca debe hacer al viajar.


Las cosas que nunca debes hacer al viajar

8. No tome taxis.

Aunque para muchos es tentador tomar taxis a todos lados, especialmente si se encuentran en lugares desconocidos, los taxis suelen ser caros. Por lo que no debemos descartar las rutas de autobús y el sistema de metro. Ya que además de ahorrar un poco de dinero nos permitirá tener una mejor idea del lugar que estamos visitando.

9. Empacar demasiado.

Empacar como un profesional puede ser difícil, pero definitivamente vale la pena intentarlo. Pues no solo le ahorrará algo de dinero (al no tener que pagar tarifas adicionales por su equipaje) y tiempo en el aeropuerto, sino que también significa viajar más cómodo y ligero. Evitando cargar con maletas pesadas mientras se mueve entre un lugar a otro. Así que, concéntrese en empacar solo lo que necesita para el viaje, y sea realista acerca de que es lo que va usar.

La mejor manera de ayudarlo a empacar liviano es usando cubos de empaque. Aunque es posible, que también pueda comprar una báscula para equipaje si quiere asegurarse de que no excederá el peso permitido de su equipaje.

10. No comprometa su seguridad por la aventura.

Todos queremos regresar en una pieza y teniendo los mejores recuerdos de nuestros viajes. Pero es posible que, ante la emoción y las ganas de viajar, estemos generalmente tan concentrados en experimentar o ver el mundo que olvidemos esto por completo.

A veces, con la idea de obtener las fotos perfectas o de experimentar su lado aventurero los viajeros se exceden sin tener en cuenta seguridad personal, lo que les puede llevar a sufrir terribles accidentes y poner en riesgo su vida. Así que por mucho que pueda o quiera experimentar o marcar un elemento de la lista de cosas por hacer al viajar nunca comprometa su seguridad.

11. No tome fotografías de personas sin permiso.

El hecho de que una persona que este vendiendo frutas en el mercado, por ejemplo, no significa que este posando para una foto o que le guste que le tomen fotos. Así que lo mejor que podemos hacer es pedirles permiso cortésmente para tomarle una foto y ser respetuoso si la rechazan.

Tenga en cuenta en todo momento el lugar donde se encuentra y no asuma que todos están dispuestos a tomarse una foto antes de quitarle la tapa a la lente de su cámara. Sin duda, esta es una de las cosas que nunca debe hacer al viajar y al evitarla también evitará inconvenientes.

12. No mantenga las cámaras colgando de su cuello.

No hay nada en el mundo que identifique más a un turista que una cámara colgada en el cuello. Pero dependiendo del destino que estemos visitando y sobre todo si estamos solos, es posible que quiera evitar decirles a todos “no soy de aquí”. Principalmente porque al hacerlo atraerá a los ladrones, quienes suelen enfocarse en los viajeros extranjeros. Porque tienen la idea de que llevan consigo mucho dinero y no conocen todos los rincones de la ciudad.

12. No se tome selfies con animales.

Aunque parece obvio, tomarse fotos con animales no es nada recomendables especialmente si estamos muy cerca de ellos. Si bien a todos nos gusta una foto emocionante y mostrar una versión arriesgada de nosotros, acercarse a ellos implica una conducta irresponsable y que nos puede llevar a sufrir un ataque.  Ya que los animales salvajes pueden ser peligrosos si se sienten amenazados.

13. Olvidarse de visas y vacunas.

Es fácil emocionarse tanto con su próximo viaje, pero no olvide ocuparse de los aspectos prácticos. Tómese el tiempo suficiente para obtener la visa adecuada y asegúrese de verificar cuánto tiempo se le permite visitar un nuevo país como turista, especialmente si está planeando un viaje particularmente largo.

Por lo general, es posible obtener una visa de turista al llegar al aeropuerto, pero es posible que necesite dinero en efectivo para hacerlo, o incluso debe solicitar una visa por adelantado. Muchos países también recomiendan vacunas específicas, así que tómese el tiempo suficiente para ir al médico y mantenerse a salvo.

14. Mantener su pasaporte siempre consigo.

Cuando viaja a un país extranjero, nunca es una buena idea ir a ningún lado sin identificación y prueba de su derecho a estar allí, por si acaso. Pero eso no significa que deba llevar su pasaporte a donde quiera que vaya. Perder su pasaporte o que se lo roben, aunque no es un desastre (el consulado de su país puede ayudarlo a obtener otro), sigue siendo un factor estresante y una pérdida de valioso tiempo de vacaciones.

 En su lugar, considere llevar consigo fotocopias de las páginas importantes de su pasaporte y deje su pasaporte de manera segura en la caja de seguridad de su habitación de hotel.

15. Pedir un aventón.

No es raro sentirse un poco más aventurero de lo habitual cuando está de vacaciones en un lugar exótico. Pero antes de estirar el pulgar para tomar un aventón mientras viaja con mochila por la naturaleza, piénselo dos veces antes de tomar precauciones razonables a los vientos.

Por lo general, no es seguro hacer autostop en su país de origen, y mucho menos en un país extranjero donde puede ser identificado como un objetivo fácil debido a que es un turista extranjero con pocos o ningún vínculo local y poco conocimiento de la geografía o costumbres locales. Esto se aplica especialmente si viaja solo.

16. Discutir con los lugareños, ¡especialmente en los bares!

Cuando fueres haz lo que vieres. Cuando viaje, sea sensible a la posibilidad de que ciertos temas u opiniones puedan ser bastante controvertidos o provocativos en su país anfitrión, y absténgase de involucrar a los lugareños en discusiones. Es posible que las fuerzas del orden no funcionen como está acostumbrado en Singapur, por lo que es mejor no hacer suposiciones ni empujar al oso innecesariamente.

Es muy importante prestar atención a este consejo cuando estás cerca de personas cuyos filtros o inhibiciones pueden haber disminuido, por ejemplo, si estás en un bar donde la gente ha estado bebiendo. Lo último que quieres es que una discusión se convierta en una pelea. Como invitado en su país, haga todo lo posible por respetar las costumbres y los tabúes locales, y callar cuando sea prudente hacerlo.