Quién no ha oído hablar de las cataratas del Niágara, esa gran caída de agua que ha servido de escenario natural para maravillosas fotografías, postales que recorren el mundo, y como referente de muchas páginas web. Considerando su gran belleza e importancia, vamos a presentarles algunos datos curiosos sobre estas cataratas ubicadas en América del Norte:

Un dato interesante sobre su origen: Las Cataratas del Niágara se formaron hace más de doce mil años, cuando un efecto natural producido por la trasladación de un glaciar enorme que venía de Canadá y que hizo un recorrido hacia la parte oriental de América del Norte, provocó la formación de otros glaciares en el Río Niágara y grandes lagos de este continente. Todo esto proceso produjo el aumento del caudal de agua, que a su vez causó una erosión considerable en las rocas; dando origen a una caída de agua de mil metros de ancho y 54 metros de altura.

Cataratas del Niágara América del Norte Caída de agua

Origen de su nombre: Estas cataratas deben su nombre al río del mismo nombre, cuyo término “Niágara”, viene del dialecto usado por los indios Iroqueses, primeros pobladores de la zona, que vivían cerca del “Lago Erie”, y que impactados por la grandeza de estas caídas de agua, creyeron que eran la morada de Hinu, que era el Dios del Trueno, por lo que decidieron llamarlas “Niágara”, que significa trueno del agua.

Poseen el récord mundial: Hoy por hoy las Cataratas del Niágara poseen el record mundial del sitio con mayor volumen de caída de agua en el planeta, a pesar de que no son las más altas ni anchas; pero, esta cantidad de agua, se debe a que son una especie de embudo que recoge tres caídas distintas de agua. Este volumen es de 110.000 mts3 por minuto, que equivalen a unas tres mil toneladas de agua por segundo.

Son una gran fuente de energía: Estados Unidos y Canadá, poseen un recurso hídrico proveniente de las Cataratas del Niágara; que es básico para la producción de energía y agua potable, que provee para ambos países, más de 4 millones de kilovatios de electricidad; además de un 20 % del agua potable que consumen las ciudades estadounidenses más cercanas a las cataratas.

Cataratas del Niágara América del Norte Caída de agua Estados Unidos Canadá

Poseen una gran riqueza ecológica: Este lugar está repleto de especies de flora y fauna, de los cuales, muchos de ellos están en peligro de extinción; tales como el esturión del lago y el águila calva americana. Así como especies de peces que caen por las caídas libres, cuya espuma que sirve de colchón, permite sobrevivir a un 90 % de éstos. Por otra parte, existen unas 600 especies de plantas, de las cuales, 14 están en peligro de extinción.

Un día en que las Cataratas del Niágara se quedaron sin agua: Ese día llegó, y curiosamente estas inmensas caídas de agua, se quedaron sin agua. Fue un 29 de marzo de 1848, cuando a la medianoche, en las grandes cataratas no hubo agua durante casi 40 horas continuas. Este fenómeno se debió a violentas olas de viento que provocaron el traslado de los bloques de hielo hacia las salientes del Lago Eire, tapándose los cauces del río Niágara, y por lo tanto el agua no fluía hacia las caídas.

Protagonista escenográfico de series de televisión y películas: La supremacía y espectacular panorámica que proveen las Cataratas del Niágara, le han valido la atención de muchos productos de televisión y cine, convirtiéndose en el escenario natural de películas como la Novia de Chucky o Niágara, Piratas del Caribe y Superman II, así como algunos capítulos de la serie televisiva “Tortugas Ninja”.

Cataratas del Niágara América del Norte Caída de agua Ontario Canada

El gran acto de magia y acrobacias: El famoso mago David Copperfield, hizo una espectacular demostración llamada “El desafío de las Cataratas del Niágara”, en el año 1990, donde aparentemente se lanzaba desde lo alto, encerrado y atado en un sarcófago, para luego aparecer en un helicóptero que sobrevolaba la zona.

Los grandes saltos al vacío en las Cataratas del Niágara: Este impresionante sitio, ha sido testigo de grandes saltos; siendo las caídas libres más recordadas, las hechas por Sam Patch en 1829, quien se lanzó al vacío desde un trampolín, y la de Annie Edson Taylor en 1901, que saltó encerrada en un barril. Ambos sobrevivieron al gran impacto, lo cual era poco probable. Sin embargo, existe un promedio de 25 personas por año, que mueren al lanzarse, unas por diversión, otras para quitarse la vida.

Una fuente de turismo impresionante: Se estima que unos treinta millones de personas visitan las Cataratas del Niágara cada año; durante todas las temporadas, debido a que el clima es muy favorable. Esta actividad genera grandes ganancias al sector turístico y comercial, sobre todo de ciudades como Ontario en Canadá y Nueva York en Estados Unidos, desde donde se ofrecen paquetes turísticos muy interesantes.

Cataratas del Niágara América del Norte Caída de agua Turismo Ontario  Nueva york

Las Cataratas del Niágara tienen vida propia: El movimiento que estas grandes caídas de agua han experimentado a lo largo del tiempo, pareciera otorgarles vida propia, y es que se han movido unos once kilómetros a lo largo de sus 12.000 años de existencia; producto de la erosión del agua y del movimiento de las rocas; que afecta tanto el volumen de agua como su altura; por lo que especialistas en el tema afirman que, aunque no puede precisarse el tiempo en que dejarán de existir, se cree que desaparecerán dentro de 30.000 años.