Los beneficios del aceite de clavo de olor van desde aliviar el dolor y mejorar la circulación sanguínea hasta reducir la inflamación y el acné. Uno de los usos más conocidos del aceite de clavo es ayudar a combatir los problemas dentales, como los dolores de muelas. Incluso los principales fabricantes de pasta de dientes, están de acuerdo en que este aceite tiene algunas habilidades impresionantes cuando se trata de apoyar la ayuda de los dientes, las encías y la boca.

Se ha demostrado que actúa como un antiinflamatorio y reductor del dolor natural, además de tener efectos antimicrobianos/limpiadores de amplio espectro que se extienden a la piel y más allá.

¿Qué es el aceite de clavo de olor?

Originario de Indonesia y Madagascar, el clavo ( Eugenia caryophyllata ) se puede encontrar en la naturaleza como los botones florales rosados ​​sin abrir del árbol de hoja perenne tropical.

Recogidos a mano a finales del verano y nuevamente en invierno, los cogollos se secan hasta que se vuelven marrones. Luego, los cogollos se dejan enteros, se muelen hasta convertirlos en una especia o se destilan al vapor para producir aceite esencial de clavo concentrado.

Los clavos generalmente se componen de 14 a 20 por ciento de aceite esencial. El principal componente químico del aceite es el eugenol, que también es responsable de su fuerte fragancia.

Además de sus usos medicinales comunes (especialmente para la salud bucal), el eugenol también se incluye comúnmente en enjuagues bucales y perfumes, y también se emplea en la creación de extracto de vainilla.

Beneficios de la salud del aceite de clavo

Los beneficios para la salud del aceite de clavo son vastos e incluyen el apoyo a la salud del hígado, la piel y la boca. Estos son algunos de los usos medicinales más comunes del aceite de clavo de olor que están respaldados por estudios de investigación.

1. Apoya la salud de la piel

La investigación científica demuestra que el aceite de clavo de olor tiene la capacidad de eliminar eficazmente tanto las células planctónicas como las biopelículas de una bacteria peligrosa llamada Staphylococcus aureus (S. aureus). Esta es una de varias cepas de bacterias que se ha relacionado científicamente con la patogénesis del acné.

Como remedio natural para eliminar el acné, tome tres gotas de aceite de clavo mezclado con dos cucharaditas de miel cruda. Lávese la cara con esta fórmula, luego enjuague y seque.

2. Lucha contra candida

Otro efecto poderoso del aceite esencial de clavo es combatir la cándida, que es un crecimiento excesivo de levadura. En un estudio publicado en la revista Oral Microbiology & Immunology se observó que el clavo era tan eficaz como la nistatina, un fármaco comúnmente recetado para controlar las infecciones por hongos en la boca (aftas), que pueden tener una serie de efectos secundarios desagradables.

Además, además de eliminar la cándida, el aceite esencial de clavo parece ser útil para matar los parásitos intestinales. Para realizar una limpieza de cándida o parásito, puede tomar aceite de clavo internamente durante dos semanas, sin embargo, es mejor hacerlo bajo la supervisión de un médico o nutricionista.

3. Alto contenido de antioxidantes

El clavo molido tiene el asombroso valor ORAC de 290,283 unidades. Esto significa que, por gramo, el clavo contiene 30 veces más antioxidantes que los arándanos, que tienen un valor de 9,621.

En pocas palabras, los antioxidantes son moléculas que revierten el daño causado por los radicales libres, incluida la muerte celular y el cáncer. Las investigaciones muestran que los antioxidantes retrasan el envejecimiento, la degeneración y protegen el cuerpo contra las bacterias y los virus dañinos.

4. Ayuda digestiva y ayuda para las úlceras

Los usos del aceite de clavo de olor también se extienden al tratamiento de problemas comunes relacionados con el sistema digestivo, como indigestión, mareos, hinchazón y flatulencia (acumulación de gas en el tracto digestivo).

La investigación también demuestra que el clavo puede ayudar cuando se trata de la formación de úlceras en el sistema digestivo. Un estudio encontró que mejoró significativamente la producción de moco gástrico, que protege el revestimiento del tracto digestivo y previene la erosión que contribuye a la gastritis y la formación de úlceras.

5. Potente antibacteriano

Se ha demostrado que el clavo de olor combate naturalmente las bacterias dañinas que pueden causar enfermedades respiratorias y otras afecciones.

Para evaluar su eficacia como agente antibacteriano, los investigadores de un estudio se propusieron determinar qué bacterias son más sensibles a la potencia del clavo. Según su estudio, el clavo tiene la mayor capacidad antimicrobiana sobre E. coli y también ejerció un control considerable sobre Staph aureus, que causa acné, y Pseudomonas aeruginosa, que causa neumonía.

6. Refuerzo del sistema inmunológico

Con sus potentes capacidades antibacterianas y antivirales, los estudios sugieren que puede ayudar a estimular el sistema inmunológico para combatir, o incluso prevenir, el resfriado común y la gripe.

Se ha demostrado que el eugenol tiene efectos inhibidores sobre el estrés oxidativo y las respuestas inflamatorias, lo que ayuda a defenderse de las enfermedades crónicas. La evidencia reciente incluso indica que el clavo tiene propiedades anticancerígenas potenciales debido a su principal componente activo, el eugenol.

7. Puede ayudar a reducir la presión arterial y mejorar la salud del corazón

Si tiene presión arterial alta o hipertensión, el clavo de olor puede ayudar. Los estudios realizados principalmente en animales han revelado que el eugenol parece ser capaz de dilatar las principales arterias del cuerpo y al mismo tiempo reducir la presión arterial sistémica.

Un estudio concluye que «el eugenol puede ser terapéuticamente útil como agente antihipertensivo».

8. Antiinflamatorio y protector del hígado

Aunque se ha sospechado durante siglos para tratar afecciones inflamatorias, el Journal of Immunotoxicology publicó recientemente el primer estudio que demuestra que el eugenol en el aceite de clavo de olor es de hecho un poderoso antiinflamatorio.

Este estudio demuestra que dosis bajas de eugenol pueden proteger al hígado contra enfermedades. También se observó que el eugenol revierte la inflamación y la oxidación celular (que acelera el proceso de envejecimiento).

Además, los investigadores notaron que tomar grandes dosis internamente podría dañar el revestimiento digestivo y su uso externo puede irritar la piel sensible. Por lo tanto, como con todos los aceites esenciales, es importante no exagerar.

El aceite de clavo (y todos los aceites esenciales) son extremadamente concentrados, así que recuerde que un poco realmente ayuda mucho.

Riesgos y efectos secundarios del aceite de clavo

Si bien en general es seguro para la mayoría de las personas usarlo en cantidades adecuadas, hay algunas precauciones que debe tener en cuenta.

Usar demasiado puede provocar efectos secundarios, como: irritación de la piel, ardor de boca, nariz o garganta, dificultad para respirar, indigestió, diarrea y en raras ocasiones, la ingestión de dosis altas puede causar daño hepático.

Se sabe que el clavo ralentiza la coagulación de la sangre debido a su contenido de eugenol. Puede interactuar con medicamentos anticoagulantes, como medicamentos anticoagulantes / antiplaquetarios. Para estar seguro, evite combinar este aceite con dichos medicamentos.

Se recomienda diluir el aceite de clavo con un aceite portador como el de coco para uso tópico. Usar el aceite sin diluir en la piel puede causar irritación, así que evite aplicarlo directamente sobre la piel.

Cuando tome aceite de clavo de forma interna, no lo use por más de dos semanas consecutivas. Al tomarlo internamente, se recomienda que también tome un suplemento probiótico dos veces al día para restaurar la flora beneficiosa.

Por lo general, no se recomienda el uso del aceite esencial de clavo con niños menores de 2 años. Hable con su médico antes de usar el aceite de clavo de manera interna o externa si está embarazada, amamantando o recibiendo tratamiento por cualquier problema de salud en curso.