Esta pieza de la joyería es usada desde la antigüedad, es una pieza con un significado importante a nivel emocional, pues simboliza compromiso. Con el paso del tiempo esta concepción ha ido cambiando, para dar lugar a un sentido más versátil como el poder, la moda, el profesionalismo, protección, superstición y muchos otros sentidos más. Esta pieza emblemática que en principio solo era asociada al matrimonio es el anillo y hoy conocerá más acerca de su origen y evolución.

Lo primero es conocer el concepto, de acuerdo al portal Definicion.de indica: “del latín “anĕllus”, un anillo es un aro de dimensiones reducidas que se luce, con fines estéticos o simbólicos, en un dedo de la mano. Entre los anillos que se utilizan para reflejar un estado o condición, se encuentran el anillo de casado (o de boda) y el anillo de compromiso”.

La primera aparición de este objeto en la historia del hombre se da cerca del año 2800 a. C. Los egipcios, colocaban en ceremonias prenupciales un anillo como un símbolo de compromiso; el círculo, por carecer de principio y fin, hacía alusión a la eternidad. Incluso se dice que los dioses portaban un anillo; el círculo dorado suponía un pacto que nadie podía romper.

Para esta civilización, el círculo simbolizó el misterio y la eternidad de la vida. De acuerdo a hallazgos arqueológicos, hay evidencias de un papiro en el que podía leerse: El anillo, ¿acaso se puede saber dónde está su inicio y su fin? En realidad es un análisis interesante, ya que aun hoy difícilmente puede afirmarse dónde inicia y dónde termina esta pieza de la joyería.

Asimismo, la clase común de aquella civilización usaba un anillo de cobre con un escarabajo, el cual era considerado como un animal sagrado, elaborado en esteatita, que es un tipo de roca metamórfica; sobre el mismo se realizaba una inscripción con los datos del dueño, lo cual según la creencia funcionaba como una fórmula mágica para atraer la buena suerte. Por lo tanto, era considerado un anillo protector, incluso al morir eran enterrados con él; de alguna manera hacía referencia a un recuerdo de la vida terrenal y una forma de mantener la conciencia de este.

Para la época de los romanos, al celebrarse la boda el novio entregaba a la novia un anillo doble como una muestra de alianza. Dicha alianza en aquellos tiempos (de Ovidio), era utilizada, por las mujeres, a pesar de estar casadas,  para agradar a quien se le insinuara, para lo cual solo era necesario cambiar el anillo a otro dedo de la mano, interesante y curioso, ¿no?

También se dice que existieron anillos “mágicos”, como por ejemplo el del Rey  Salomón, el mismo tenia internamente una frase grabada que decía: “también esto pasará”. Cuenta la leyenda que el uso de esta joya podía hacer feliz a quien lo llevaba cuando estaba triste; de hecho se cree que Salomón debía a este su sabiduría.

Ahora bien, no está de más recordar que en la gran mayoría de las civilizaciones, muchas joyas, entre ellas, los anillos eran un lujo que solo podía permitirse para las clases más favorecidas o ricas y, ello estaba determinado por el material del mismo. Por ejemplo, el anillo de hierro era un símbolo de prestigio aristocrático; el de oro era el de los sacerdotes de Júpiter y los senadores. Poco tiempo después, adquirió un sentido de talismán.

Según los hallazgos de la ciudad de Pompeya (las ruinas arqueológicas), del siglo I, se encontraron anillos que apuntaban al matrimonio. En cuanto a los diseños, uno de los más populares en Roma, fue el de dos manos entrecruzadas formando un círculo; otros incluían imágenes como llaves, lo cual indicaba que quien portaba el anillo, era dueña del corazón de su enamorado y de la mitad de su fortuna.

Por su parte, con la aparición de la civilización de los griegos, el anillo pasó a llevarse en el dedo anular, pues había una creencia que allí terminaba la vena del corazón (vena amoris) y por ende del amor. Así se  hacía alusión que en el matrimonio intervenía el corazón.

Sin embargo, los anillos eran de un diseño muy  simple, como una franja de oro alrededor del dedo. Pero hacia el siglo IV a.C. nació la costumbre de encajar una piedra preciosa como la cornalina, la amatista o la piedra almandina de rojo brillante; esto con la intención de acaparar la mirada de los hechiceros. Dichos anillos también eran elaborados en oro e internamente se le hacia una inscripción con frases como: “No quieras a otro” o “Te seré fiel”.

A nivel religioso, Clemente Alejandría, quien fue el padre fundador de la iglesia griega, aconsejaba a los feligreses grabar los anillos con símbolos alusivos al cristianismo como: peces, palomas, anclas, entre otros; sin embargo eran bastante costosos, razón por la cual muchas personas llegaron a arruinarse económicamente tras celebrar una boda, debido al costo de los anillos.

Posteriormente, esta pieza adquirió un carácter litúrgico dentro de la iglesia, por lo que las figuras de mayor autoridad de esta institución tales como sacerdotes, monjas, arzobispos y hasta el Papa lo usaban. Uno de los anillos era el pastoral, pero el del Papa se llamaba anillo del pescador, era un anillo único, por lo que el mismo era destruido a la muerte de cada Papa.

Ahora bien, la tradición del anillo de compromiso, aparece en el año 860. Nicolás I, quien era considerado como el sumo pontífice, decretó  que era necesario entregar un anillo con la petición de matrimonio como símbolo del compromiso; adicionalmente la sortija debía ser de oro.

De esta manera, esta alianza se convirtió en un símbolo de fidelidad conyugal y de cumplir el compromiso adquirido. Por esta razón, estaba penado si este se rompía, ya que  tanto el amor como el anillo formaban parte de la unión.

Con el tiempo, el anillo,  fue adquiriendo diferentes significados y cada cultura le dio su propia interpretación. Los judíos por ejemplo colocaban el anillo nupcial en el dedo índice; los indios en cambio lo hacían en el pulgar. En Europa existía una costumbre de colocar el anillo en el dedo contiguo al meñique. Se dice incluso que esta es la razón por la que este dedo es llamado “anular”.

Conforme ha ido pasando el tiempo, esta pieza ha ido evolucionando, es por ello que en la actualidad existen diferentes tipos de anillos. Sin embargo es necesario aclarar que hay diferentes tipos de anillos y diferentes tipos de engaste. Los engastes son la gema o las gemas que pueden llevar el anillo y el tipo de aro hace referencia al significado o lo que representa en sí.

Una de las sortijas más famosas, son los solitarios, este modelo es el que lleva una gema ubicada en el centro o puede ser liso; este es uno de los más clásicos para la petición de matrimonio o anillo de compromiso. En cuanto a los materiales el más frecuente es el de oro blanco, platino o plata, por encima del oro de color amarillo.

En segundo lugar, se encuentra el anillo de bodas, también se le conoce como alianza; generalmente son lisos y no llevan ninguna gema. Internamente lleva una inscripción con los nombres de la pareja y la fecha del matrimonio. Como se ha comentado se lleva en el dedo anular de la mano izquierda y se lleva por debajo del anillo de compromiso.

Seguidamente, se encuentra el anillo eternidad o “eternity” en ingles, el mismo es un modelo de banda que lleva pedrería en forma de hilera, en su mayoría diamantes. Se dice que tradicionalmente es un anillo que regala el hombre a su esposa al cumplir 10 años de casados o con el nacimiento de un hijo, ya que representa el amor infinito.

También existe el llamado anillo pureza, el mismo es un aro que decide llevarlo aquella mujer que ha decidido llegar virgen al matrimonio, como un símbolo de la fe y la espera del amor de su vida.

Otro tipo de anillo que se utiliza mucho, es el de graduación. El mismo es usado porque representa el logro alcanzado. Es diseñado con la insignia de la universidad donde se ha graduado y en el centro del mismo lleva una gema de color, dependiendo de la escuela y carrera de la cual recibe el titulo; por ejemplo medicina es amarillo, administración es vino tinto, humanidades gris y así entre otros. Generalmente se lleva en el dedo anular de la mano derecha.

El anillo halo es un aro que lleva una piedra preciosa en el centro y otras más pequeñas alrededor en forma de halo, de allí su nombre. Otro anillo es el Trinity, el mismo tiene tres tiras hechas de oro blanco, rosa y amarillo. Cada una de ellas posee un significado, amor, fidelidad y amistad. Se dice que el diseño original de esta pieza fue creado por Cartier en la década de los años 20 y ha sido replicado desde entonces.

Una sortija con un diseño muy romántico es la de nombre: “Toi et Moi” en español tu y yo. Este aro posee dos gemas similares situadas una al lado de la otra, representando a la pareja, como dos personas diferentes que a su vez se complementan. Uno de los modelos recientes y muy de moda son los anillos Midi o de nudillos, estos poseen un diámetro más pequeño de lo normal y se usan en la primera o segunda articulación del dedo; pueden usarse varios en la mano, en diferentes dedos; son siempre de metal, normalmente no llevan gemas y son ajustables, por lo que no son  completamente cerrados.

Finalmente, mucho se ha tejido a lo largo del tiempo acerca del anillo, cada cultura ha aportado su grano de arena para hacerlo propio, sin importar el material, el diseño, el tipo o el modelo, el motivo por el que se usa o se regala, es una joya que no pasa de moda y que siempre simbolizará el compromiso hacia algo o alguien.