Utilizado por pueblos antiguos como los egipcios, romanos, fenicios y vikingos, el azabache ha resistido el paso del tiempo, empleándose aún, en estos días, gracias a la capacidad de absorber las malas energías que puedan afectar a la persona que lo lleva en su cuerpo. Debido a su misteriosa naturaleza y propiedades eléctricas, ha sido considerado, desde siempre, una piedra mágica.

El azabache, es madera fosilizada de millones de años de edad. Se han encontrado azabaches que datan de 15 mil años antes de Cristo, lo que nos prueba la antigüedad del uso de este particular mineral orgánico negro. Antiguamente, se le denominó “Succinum Nigrum”, “Lapis Gagatea”, Ámbar de las brujas y también se le llamó Ámbar negro. En cuanto a su nombre en español, es de origen árabe.

Se dice que el azabache, al igual que el ámbar, al ser frotado se carga eléctricamente; es receptivo y por tanto, absorbe energías, especialmente las negativas. Esto lo ha convertido en una piedra protectora; incluso cuando se usa de forma continua en el cuerpo, se cree que absorbe parte del alma de quien lo lleva. Ha sido utilizado por hechiceras del mar y mujeres de pescadores como rituales, al ser quemado sobre la arena; igualmente, los marineros y tripulantes, lo han usado como amuleto para espantar demonios y tormentas.

Uno de los amuletos más usados, en azabache, es la Higa o Mano poderosa; la cual debe tener un enganche de plata. Este talismán es utilizado, desde la antigüedad para ahuyentar el mal de ojo, también en contra de la envidia, de los celos y como protección de las enfermedades. Cuando el amuleto recoge toda la energía negativa, debe ser destruido y enterrado. Luego debe reemplazarse.

Si se lleva colgado del cuello, atraerá la buena fortuna y la buena suerte en los juegos de azar. Es el amuleto de los viajeros; por su parte, a los recién nacidos se le coloca un trozo en el estómago para protegerlos, o en la muñeca, con una cinta roja. Si quiere protegerse de las pesadillas, colóquelo debajo de la almohada y cuélguelo de la cabecera de la cama para calmar el insomnio. El azabache fortalece la conciencia psíquica, por tal motivo, es usado en conjuros para las curaciones.

En la actualidad, las minas más importantes se encuentran en España, Francia, Alemania, Turquía, Estados Unidos y Venezuela. Sigue siendo una piedra que conserva todas estas propiedades mágicas, sobre todo si se trata de protección y suerte. Así, que cada vez los artesanos están más dados a realizar piezas con azabache.