El origen de esta pieza en nuestro guardarropa se remonta a mediados del siglo pasado, en 1948 cuando una modista alemana, Sonja de Lennart, se encontraba en sus vacaciones de verano en la Isla de Capri ubicada en el Mediterráneo, al sur de Italia. En ese momento la diseñadora pudo notar que las personas adineradas que se encontraban pasando sus vacaciones en la isla se arremangaban los pantalones para no mojarlos, allí pensó en lo innovadora que sería la idea de diseñar unos pantalones por encima de los tobillos con la finalidad de evitar el tener que doblarlos para disfrutar de la playa en su máximo esplendor.

Los pantalones capri, también conocidos como pantalones pirata, corsarios o pescadores; son un tipo de pantalón muy común hoy día, sobre todo durante el verano aunque últimamente han sido utilizados en la temporada de invierno con botas. Esta pieza acaba a la mitad o justo en la pantorrilla, siendo populares en las mujeres hoy día, aunque en sus inicios fuesen diseñados para los hombres.

A partir de los años 50 estos pantalones tomaron gran auge en las mujeres gracias a la película “Funny face” donde la protagonista Audrey Hepburn los utilizaba con zapatillas, sugiriéndolos como alternativa para la juventud en sustitución del tacón y la falda que eran los utilizados para el momento. Distintas actrices de la época decidieron seguir esta moda, razón por la cual este tipo de pantalón en poco tiempo se había impuesto en la moda de millones de mujeres que cada día los demandaban con más vehemencia.

La moda de los pantalones capri se mantuvo en la cúspide la popularidad durante la década de los sesenta, aunque en los años posteriores entre los setenta y finales de los noventa sufrieron una caída en su popularidad, lo que hizo pensar a muchos que sería el fin de esa pieza de moda. Sin embargo, a principios del 2000 se convirtieron nuevamente en tendencia, siendo los favoritos de millones de mujeres y niñas en todo el mundo, hasta que fueron sustituidos por los pantalones de bota ancha y posteriormente los de “tubito”.

En el año 2018 los pantalones capri han regresado a formar parte de la colección de verano de las principales casas de moda, siendo protagonistas de los atuendos en diversos colores y modelos. Pareciera entonces que esta versátil prenda forma ya parte de los clásicos de nuestra moda y que sus temporadas serán cíclicas, por esta razón recomendamos a quienes tienen de estos pantalones en casa, no deshacerse de ellos, ya que constantemente estarán regresando a formar parte de nuestro armario y nos harán sentir que estamos en último grito de la moda, bien sea la veraniega o la invernal.