Las joyas de larimar son de las más deslumbrantes y llamativas que podemos encontrar dentro del mundo de la joyería. Lo cual se debe a que esta piedra semipreciosa poco convencional y difícil de encontrar, es dueña de una extraña belleza que no posee ninguna otra piedra preciosa o gema conocida. De hecho, el larimar es tan única y diferente a cualquier otra que es fácil de distinguir. Esto gracias a sus hermosos colores, que reflejan los tonos azules y blancos del océano.

Sin duda, la magnífica belleza de la piedra Atlantis como también se le conoce a larimar, le han hecho ganar popularidad en la joyería. Así que no es raro, que actualmente la encontremos en una gran variedad de aretes, colgantes, pulseras y también en anillos con diseños y estilos atractivos, donde generalmente se combina mejor con la plata.

Aunque las piedras preciosas de alta calidad a menudo se engastan en metales preciosos como el oro. Con lo cual se busca darle un toque sofisticado y vintage. Sin embargo, a pesar de que las joyas de larimar se ven hermosas, no significa que no necesiten cuidados y atención para conservar intacta su belleza. Por lo que si usted es dueño de al menos una o varias joyas de larimar debe saber cómo cuidarlas y mantenerlas. Así que le invitamos a seguir leyendo, porque a continuación le diremos como hacerlo.

Joyas de larimar
Imagen de Agnes Epstein en Pixabay 

Cuidados que debe tener con sus joyas de larimar.

El larimar es frágil en comparación con otras piedras preciosas y se puede rayar fácilmente. Por lo que requiere de cuidados especiales, ya que, si está sujeta a golpes e impactos, puede fracturarse o astillarse. Solo así podremos para garantizar que nuestras joyas duren mucho tiempo.

Asegúrese de limpiar sus joyas de larimar después de cada uso.

Sin duda, una las mejores formas de cuidar sus joyas es limpiarlas cada vez que las haya usado. Ya que, con ello evitaremos la acumulación de polvo, grasa y suciedad, lo que permitirá conservar su brillo y belleza.

Para esta tarea, tome un paño suave y limpio y frote sus joyas suavemente con él usando solo agua tibia y jabón suave si es necesario. Luego enjuague bien eliminando cualquier exceso de residuo de jabón y finalmente seque con un paño suave.

Asegúrese de que sus joyas estén completamente secas, ya que cualquier mineral o químico que quede con el tiempo podría causar decoloraciones.

Si siente que en sus joyas hay demasiado polvo, también puede tomar la ayuda de un cepillo de limpieza de joyas tamizado. Con él limpiará sus joyas suavemente usando el mismo método.

No use materiales abrasivos para limpiar sus joyas.

Es importante, que no utilice materiales fuertes o abrasivos para limpiar sus joyas, ya que estos podrían rayar la superficie. Así mismo tampoco, nunca use limpiadores de vapor o ultrasónico para este trabajo. Igualmente evite el uso de productos químicos agresivos para limpiar sus joyas de larimar, ya que pueden corroer la piedra. 

Evite que sus joyas se empañen.

La mejor forma de evitar que sus joyas se empañen es usarlas con regularidad y revisarlas constantemente. De este modo podremos identificar el deslustre en una etapa temprana, el cual podremos quitar con la ayuda de agua tibia y jabón. Solo asegúrese de usar un jabón que sea suave.

Evite usar sus joyas en condiciones rigurosas.

El larimar tiene una dureza de 4.5 a 5 en la escala de dureza de Mohs, por lo que es bastante suave. Así que lo recomendable es que siempre se quite las joyas de larimar cuando realice actividades como nadar, practicar deportes, jardinería, limpiar o lavar platos.

Esta es la mejor forma de evitar posibles fracturas por golpes e impactos no deseados. Además del alto contenido de cloro en las piscinas y el contacto con productos químicos que puedan dañar la integridad de la piedra. Eso sin mencionar que al hacerlo evitamos las posibles pérdidas.

Mantenga sus joyas alejadas de productos cosméticos y químicos.

Para evitar cualquier posible opacidad y deslustre debe asegurarse de que sus joyas no entren en contacto con ningún tipo productos cosméticos ni químicos. Como por ejemplo perfumes, aerosoles, desinfectantes o cualquier otro químico domestico incluidos la laca para el cabello, lociones, cremas y aceites para la piel. Si planea usar este tipo de productos es mejor quitarse las joyas de larimar o no ponérselas hasta después que haya terminado de usar estos productos.

Evite que sus joyas entren en contacto directo con el calor o la luz solar.

Mientras esté usando sus joyas de larimar, asegúrese de que no se exponerlas al calor directo o la luz solar durante periodos prolongados. Hacer esto ayudará a que la piedra pueda retener su brillo durante mucho más tiempo. Ya que el larimar es sensible a la luz y esta condición puede causarle daños permanentes a la piedra. Específicamente su color puede desvanecerse con el tiempo debido a esta fotosensibilidad.

Como debe almacenar sus joyas de larimar.

Al ser una piedra sumamente suave es recomendable que no almacene sus joyas de larimar junto a otras con las que pueda rozar. Porque otras piedras preciosas más duras, como, por ejemplo, diamantes, rubíes y zafiros, e inclusive el contacto con los metales de estas joyas podrían provocar arañazos inesperados.

Aquí lo más recomendable para sus joyas es comprar cajas que tengan bonitos compartimentos o divisiones. Así evitaran que sus joyas rocen entre ellas y se astillen o se rayen por un impacto accidental. Si no tiene o no quiere comprar una caja para sus joyas, también puede colocarlas en una bolsa de tela separada o envuélvalas en un paño suave. Solo recuerde guardar en un lugar fresco, lejos de la luz solar directa.

Sin embargo, también se recomienda mantener sus joyas de larimar alejadas de artículos metálicos con bordes afilados. Ya que, aun envolviendo sus joyas estas todavía podrían entrar en contacto con llaves, utensilios y otras fuentes potenciales de daño.

Sin duda alguna valdrá la pena tener joyas de larimar en su colección si conoce estos consejos para cuidarlas y mantenerlas brillantes por siempre. Así que si no conoce esta piedra semipreciosa le invitamos a descubrirla y enamorarse de ella.