La Giubiana:Fuego y misticismo rodean la historia de La Giubiana.  Un rito para dejar atrás el año viejo y empezar un año nuevo purificado, limpio de toda energía y de todo peso del pasado. En esta nota les contamos más sobre esta tradición con fuerte influencia celta.

La Giubiana en el norte de Italia

Encontramos los orígenes de la Giubiana en el norte de Italia, particularmente en las regiones de Piamonte y Lombardía. Especialmente, la encontramos en Brianza, provincia que se encuentra dentro de la región lombarda.
Giubiana, Gibiana, Giöbia, Giòbia, Giobiassa son distintas denominaciones para esta celebración que se realiza el último jueves del mes de enero.
Para algunos, se trata del nombre del antiguo dios romano Júpiter y, por ese motivo, se lleva a cabo los días jueves.

Columna de Júpiter, monumento arqueológico erigido en la Magna Germania en tiempos del Imperio romano.

Las plazas centrales de los pueblos son el escenario donde este antiguo ritual se lleva a cabo. Giubiana es realmente el nombre de la figura a la que se prende fuego durante esta celebración. Se trata de una especie de títere o marioneta, a la que se viste con harapos.

¿Qué representa la Giubiana?

El títere que viste andrajos es la representación de una bruja. La deducción más lógica nos llevaría a interpretar que se trata de la antigua tradición cristiana de quemar brujas en la hoguera. Sin embargo, la realidad es que nos encontramos frente a la representación de la despedida de año. Simboliza el año recientemente finalizado, que tras consumirse, da paso al nuevo año que arriba cargado de positividad y oportunidades para cumplir los objetivos personales de quienes participan en la celebración. Se considera también que la llama propicia una cosecha abundante en el año que se abre paso.

Celebración en la actualidad y su origen

Una celebración que combina al parecer elementos de diversas épocas, el origen de la hoguera para ritos propiciatorios agrícolas de fin de invierno es céltica y pre-céltica.  También el origen del nombre de la fiesta Giubiana, es procedente del nombre por el que se conocía al dios Júpiter, una época romana pagana. Por otra parte, el hecho de que se la represente como una bruja indica un rasgo de origen medieval.

En el caso del municipio de Canzo, el origen del pleito es una evocación moderna del periodo comunal. Además de existir las referencias literarias al siglo XIX y a la sociedad rural del mismo siglo. Claramente tiene sus peculiaridades según la región. De hecho, en esta localidad de Canzo se escenifica un juicio previo a ser llevada a la hoguera donde se pueden observar personajes de diferentes mitologías.

Como por ejemplo: las ninfas acuáticas, cazadores y osos e incluso el Ómm Selvadech, una especie de hombre de la selva que es proveniente de la mitología alpina. 

Esta fiesta popular es enriquecida con vestidos tradicionales y sugestivas decoraciones, se puede observar la gamba russa o bien «pierna roja»:

También las decoraciones de luto, como la música propia de los tambores y de los baghét o la gaita local, entre los instrumentos elegidos. 

En esta fiesta se vive una atmósfera de fuerte sacralidad y total festividad, una combinación de origen céltico y cristiano. Donde se refleja en toda la manifestación.  Podemos asegurar que en muchas partes del mundo se realizan eventos con estas mismas características. Como sucede en los países de Venezuela y Colombia donde se celebra la quema del «año viejo»:

Donde justamente se fabrican los muñecos de trapo y se los rellena con pólvora u otros tipos de pirotecnia, para generar una quema más potente. En conclusión, en todos los casos el objetivo claro es simbolizar un final de año para dar comienzo al nuevo periodo.

Canzo y la Giubiana

Canzo, en la provincia de Como, es el escenario de una celebración cargada de detalles. Se representa un juicio previo antes de que el títere sea llevado a la hoguera. Además, nos encontramos ante otros personajes como la Anguana -un hada celta-; el Òmm Selvadech -una especie de hombre salvaje proveniente de la mitología alpina-; el Urzu y el Casciadùr -el oso y el cazador-; el Bòja -el verdugo-; los Cilòstar –portadores del candelabro-; el Aucatt di caus pèrs -el abogado de las causas perdidas, que vino desde el foro de Milán para defender a la Giubiana-, entre muchos otros.


Acompañan la celebración vestidos típicos, la música de tambores y del Baghèt, que es una gaita lombarda.
Mística y simbólica, la Giubiana nos refleja una antigua tradición que aún sigue viva en nuestros días. ¿Conocían a la Giubiana?

¿Cómo se despide el año en Tucumán?

Fin de año para los tucumanos es también un ritual. Algunos barren hacia afuera de sus casas, otros encienden velas blancas. Pero las “cábalas” más conocidas son, sin lugar a dudas, el vestirse de blanco o con colores claros y elegir con cautela la ropa interior, según lo que se quiere proyectar para el nuevo año.
En este sentido, es habitual también que en un papel se escriban todos los sucesos negativos que se vivieron en el año que se termina y luego quemarlo para que no se repitan en el siguiente.