La plata es uno de los metales más utilizados a la hora de confeccionar joyas. Y, aunque a simple vista siempre parece igual, existen variaciones de acuerdo con el grado de pureza con el que se emplee. Una de las dominaciones más utilizadas para calificar su pureza es la de plata de ley en la joyería.

La_plata_de_ley_en_la_joyeria_joya_life_1

De acuerdo con el decreto del 1 de julio de 1985 se admiten dos tipos de plata de ley: Plata de primera ley de 925 y plata de segunda ley de 800. En ese entonces, estas denominaciones se crearon para verificar la pureza de las monedas emitidas y más tarde permanecieron como una forma de detectar el fraude en la venta de piezas de plata.

La primera denominación, plata de primera ley de 925, corresponde a aquellos productos elaborados con 925 gramos de plata por cada 1000 gramos. Por su parte, la segunda denominación, plata de segunda ley de 800, implica que existen 800 gramos de plata por cada 1000 gramos de material. En este sentido cualquier producto llamado de plata, cuyo contenido de este metal este por debajo del 80% no se considera legal ni auténtico.

La_plata_de_ley_en_la_joyeria_joya_life_2

Adicionalmente, existe otra clasificación, aunque su uso es mucho menos frecuente, y es la de plata de 999. Este tipo de plata se denomina pura o fina, porque es la que aporta mayor expresión de pureza. En el caso de la plata esta nunca llega a 1000, porque en ese gramo de diferencia se incluyen las impurezas que tiene el metal.

Contrario a lo que se puede entender en primera instancia, el mayor grado de pureza de la plata no indica que sea la más óptima para trabajar en el mundo de la joyería. A mayor pureza esta suele ser más blanda y por lo tanto no resulta cómoda para la elaboración de ciertos modelos de joyas.  En cambio, la plata de ley 925 es más dura y por tanto más adecuada para la manipulación de los orfebres.

En el trabajo de modelado de piezas de plata de ley es común hacer aleaciones con otros metales, siendo el níquel y el cobre los más populares. Estas aleaciones aumentan el tiempo de oxidación de la plata y son las responsables de que las joyas tomen un color negro con el paso del tempo. Pero, esta característica ha dejado de ser molesta en los últimos años, ya que se compensa con técnicas de limpieza sencillas.

La_plata_de_ley_en_la_joyeria_joya_life_3

Conocer el tipo de plata de ley que tienen los productos da una luz a los compradores a la hora de invertir. Muchas veces por desconocimiento se puede pagar la misma cantidad por una pieza que indique una pureza menos a 800 que por una que este dentro del rango mínimo de 925. También existen casos en lo que se aspire tener una pieza de plata de ley de 999, sin saber que esta no es siempre es la mejor concentración para realizar joyas de plata.