La naturaleza es maravillosa, no sólo nos brinda belleza y paisajes, nos da regala los alimentos para subsistir, así como diferentes especies naturales que nos sirven para proteger y embellecer nuestro cuerpo. Muchas de esas especies son plantas consideradas como medicinales, que tienen diferentes usos y aplicaciones, encontrándose entre ellas la sábila, más conocida como aloe vera, que actualmente es una de las es más utilizadas en los tratamientos de salud naturista, así como en el ámbito de la belleza corporal.

Las razones del favoritismo por la sábila, se debe a los componentes que contiene, los cuales resultan beneficiosos para el tratamiento de algunas enfermedades, así como para cuidar, mantener y embellecer, tanto la piel como el cabello y la dentadura.

Con respecto a sus propiedades medicinales, debemos mencionar que de acuerdo con   expertos de diferentes institutos de investigación alrededor del mundo, el aloe vera contiene componentes diversos y maravillosos que le proveen ciertas propiedades que a continuación mencionaremos:

El aloe vera es rico en aloemodina, la cual regula el funcionamiento de la mucosa intestinal, además de aloeleína y aloetina, la primera mejora las úlceras duodenales y estomacales y ayuda a disminuir la acidez; mientras que la segunda, actúa como un neutralizante del efecto de las toxinas microbianas. Asimismo, contiene aminoácidos que  intervienen en la formación de proteínas, mientras que la carricina se encarga del reforzamiento del sistema inmunológico y las enzimas que también  intervienen en la estimulación de las defensas del organismo.

Por otra parte, la sábila es muy conocida por sus propiedades cicatrizantes, las cuales se deben a la presencia de fosfato de manosa, que se trata de un agente que favorece el crecimiento  de los tejidos con efecto cicatrizante, así como hormonas vegetales que estimulan el crecimiento celular y la cicatrización.

El tratamiento de la piel se favorece por las propiedades humectantes de esta maravillosa planta, debido a su alto contenido de mucopolisacáridos, además del mucílago que produce una actividad emoliente sobre la piel, los fitosteroles con una alta y efectiva acción antiinflamatoria y las saponinas que sirven de antiséptico.

El aloe vera es rico en minerales y vitaminas, que son   fundamentales para lograr  el funcionamiento correcto del organismo. Las vitaminas presentes en esta planta son: vitamina A, vitaminas del grupo B (B1, B2, B6, B9, B12), vitaminas C y E. También contiene minerales como el hierro, magnesio, zinc, calcio, sodio, manganeso o potasio.

Tanto los nutrientes del aloe vera, los minerales y las vitaminas, se encuentran en la pulpa de las hojas que contienen un gel o líquido pegajoso casi transparente, el cual se puede usar externamente en la piel o el cabello, así como también puede ingerirse en forma de jarabes o en pedacitos lavados previamente para sacarle la sustancia pegajosa e ingerirlos.

Cuando hablamos del uso externo, es muy conocido su aporte en el tratamiento de quemaduras, heridas leves o picaduras de insectos, para lo cual se debe  abrir la hoja de la sábila, quitarle la concha  y extraer el gel para aplicarlo  directamente sobre la zona afectada, inclusive pueden cortarse trozos delgados de la pulpa y colocarlos, sin embargo, si la herida o quemadura es muy profunda, es recomendable esperar unos días para realizar la aplicación.

Otro de los usos externos más comunes del aloe vera es su aplicación directa en la piel con la finalidad de nutrir, humectar y suavizarla, para lo cual se debe cortar la hoja en la base, procurando elegir una penca lo suficientemente grande para sacar la pulpa, machacarla suficientemente hasta obtener una pasta que se aplica sobre la piel durante unos 20 minutos, el cual se puede prolongar de acuerdo a la preferencia personal.

Asimismo, este gel en forma de pasta bien triturada y si es posible colada para evitar que le queden grumos, se utiliza para embellecer y humectar el cabello, el  cual se aplica durante unos 20 minutos, y posteriormente  lavarlo  cuidadosamente con agua abundante.

Pero, no sólo puedes usar la sábila de manera natural al extraerlo de la planta, si prefieres puedes adquirir variados productos que lo contienen, por ejemplo: champús, cremas y aceites, que resultan bastante beneficiosos como hidratantes del cuerpo y reparador capilar, y algo muy importante, no deja la piel con esa sensación grasosa que para muchas es desagradable.  Para aplicarse los aceites de aloe vera, se debe colocar una cantidad suficiente sobre la zona a tratar, para posteriormente hacer un masaje suave hasta que el aceite sea absorbido completamente por la piel.

Si nos referimos al uso interno, el aloe vera puede ingerirse de forma natural, en merengadas o jugos, o directamente en pequeños trozos, sin embargo, para quienes no les gusta de esa manera,  existen en el mercado jarabes y bebidas saborizadas, con o sin azúcar, sin preservativos ni colorantes, las cuales son  reconocidas por sus efectos beneficiosos  sobre el organismo, ayudando a mantener la salud al regular y regenerar el sistema digestivo, prevenir y/o controlar  el estreñimiento y el mal aliento, reforzar las articulaciones y regenerar las células.

Por otra parte, ingerido también sirve para combatir afecciones como: la colitis, las várices, la presión alta y la anemia, además de estimular la segregación de insulina, controlar la hipertensión y mejorar la circulación de la sangre. Asimismo, es muy útil para superar el agotamiento físico e incrementar las funciones del metabolismo y da vitalidad.

Otro uso frecuente y efectivo es su aplicación para conservar la salud dental, ya que logra que algunas bacterias no puedan acceder a nuestros dientes, resultando eficaz en la prevención de caries y enfermedades en las encías.

Un beneficio muy preciado por millones de personas que padecen de diabetes, es el que provee un jugo puro de sábila en ayuna, el cual actúa sobre el organismo reduciendo los niveles de azúcar, lo cual es básico para el control de esta enfermedad que afecta muchísimo a las personas, y que con el tiempo provoca otras dolencias y afecciones.

El tratamiento de enfermedades hepáticas, puede encontrar en el aloe vera un elemento que ayude a prevenir algunos daños hepáticos ocasionados por el alcohol, mientras que, para el control de la hipertensión, se puede utilizar debido a que esta planta es rica en oligoelementos y potasio, el cual ayuda a regular la tensión.

Por otro lado, la sábila posee propiedades inmunomodulantes y antiinflamatorias, que sirven para disminuir los síntomas de las personas que padecen de asma alérgica, lo cual resulta muy positivo para aliviar las deficiencias respiratorias y el flujo de flema que se produce cuando esta enfermedad afecta al organismo.

Otra de las ventajas muy valoradas por muchas personas que desean deshacerse de esos kilos de más, es su capacidad para ayudar a adelgazar, para lo cual se debe consumir el jugo puro de aloe vera, debido a que favorece las condiciones  corporales al eliminar las sustancias más tóxicas que se encuentran en el organismo y que son  producidas por las malas digestiones. De esta manera, el cuerpo se limpia con el consumo de aloe vera, y se puede comenzar una dieta balanceada y cualquier tratamiento dirigido a disminuir el peso corporal.

Su uso externo amplifica su acción en el tratamiento del acné, ese mal que preocupa tanto a la juventud, tanto las chicas como los chicos se ven muy afectados con este mal juvenil, aunque algunas  veces se prolonga en el tiempo, para lo cual se debe  primeramente abrir longitudinalmente la hoja de sábila para  quitarle sus espinas, se corta la pulpa para triturarla bien y verter la pasta resultante en un recipiente, siendo recomendable agregar unas  dos cucharadas de leche, una cucharada de miel y otra de cúrcuma.

Posteriormente, se aplica esta pasta con suavidad sobre la piel afectada, lo cual debe hacerse diariamente durante el tiempo necesario. Esto favorece la apariencia de la piel, debido a que el aloe vera es un hidratante que posee una acción bactericida, mediante la cual se producen anti fungicidas naturales, los cuales  sirven para  prevenir y curar el acné.

A pesar de todos los beneficios de esta planta, también se deben considerar algunas precauciones al usarla para tratamientos internos, es decir, cuando debe ser ingerida. De allí que, es conveniente que sepas que la sábila no es recomendable para aquellas personas que padecen de gastritis, reflujo gastroesofágico, colitis ulcerativa, hemorroides, colon irritable, enfermedad de Crohn, apendicitis o cualquier dolor abdominal de causa desconocida.

Además, las mujeres embarazadas sólo deben consumirla bajo prescripción médica, así como los niños menores de 12 años. Por otra parte, aunque su uso como laxante es maravilloso, ésta no debe prolongarse por más de  dos semanas, con la finalidad de que el intestino no genere dependencia.  Igualmente debe aclararse que no debe usarse en exceso, debido a que su uso muy frecuente puede originar intolerancia, como suele pasar con muchos productos o sustancias.

Finalmente, debemos mencionar que si es bueno aplicarse aloe vera recolectado directamente de la planta, ya que permite que se conserven sus nutrientes y principales componentes que le proveen todas las propiedades que hemos descrito, al no ser sometidos a ningún proceso químico que modifique su estructura original.

Por lo tanto, la sábila o aloe vera es una planta maravillosa fácil de cultivar, que crece rápido y con cuidados mínimos puedes conservarla hermosa y con pencas grandes para ser usadas en el tratamiento de muchas afecciones que se explicaron en este artículo, así como para cuidar tu piel, dentadura y cabellos. Además, la sábila es muy decorativa y la puedes exhibir en tu sala o cualquier lugar de la casa, considerando que también se dice que aleja las malas vibraciones.

Qué más pedirle a esta regalo de la naturaleza, que nos aporta salud, belleza natural, practicidad y economía, ya que si la usamos regularmente, sin exagerar su uso, podemos evitar o prevenir el padecimiento de algunas enfermedades, o mejorar las que ya están presentes en el organismo, además de cuidar nuestra belleza y salud de la piel, al lucir pieles humectadas y espléndidas, cabellos sedosos y brillantes, y dentaduras libres de caries e inflamaciones, tan sólo con tener una bella planta en nuestros hogares.