Desde la creación del mundo, el hombre y su entorno ha ido evolucionando hasta hoy en día. Es que, realmente el tiempo no para y todo va un ritmo muy rápido. El hombre fue descubriendo poco a poco su entorno y junto a la curiosidad y el conocimiento fue construyendo, buscando siempre la automatización, la simplicidad; luego de miles de años tenemos una tecnología que nos permite ver y acceder a cualquier tipo de información en cualquier parte del mundo. Sin duda la tecnología ha traído beneficios, pero como todo, también tiene efectos negativos, especialmente sobre la piel, conózcalos.

En este sentido, hay que partir del origen del término, ya que  el mismo está compuesto por dos palabras griegas que son “tekne” que hace referencia a técnica, arte y “logia”, que se traduce como destreza, es decir, que se habla de destreza de algo o sobre algo. Sin duda la tecnología ha sido de gran ayuda en muchísimos aspectos. Sin embargo, es necesario ver, las dos caras de la moneda de la forma más objetiva posible.

En 1829 Jacob Bigelow definió la tecnología como: “…principios, procesos y nomenclaturas de las artes más famosas, particularmente aquellas que involucran aplicaciones de la ciencia, y que pueden ser consideradas útiles”.

Incluso el término ha evolucionado desde entonces, pero en el afán de automatizar y simplificar la mayoría de las tareas de los seres humanos, no se piensa en los efectos y consecuencias que genera su uso, especialmente para la salud. La piel, por ejemplo es el órgano más extenso del cuerpo, ya que representa toda la capa externa del mismo y la que se expone diariamente al entorno que le rodea.

Además de lidiar con la contaminación, las radiaciones  y demás; ahora también debe considerar la incidencia de la tecnología en ella. De acuerdo a información compartida por el cirujano plástico, Michael Prager, “miles de mujeres alrededor del mundo suelen pasar largas jornadas frente a una computadora, el celular, la tableta y muchos otros dispositivos electrónicos, por lo que son víctimas de un nuevo fenómeno estético que lleva por nombre “computer face”.

Dicho fenómeno se trata de una condición en la que pueden aparecer líneas de expresión y arrugas prematuras en el rostro, debido a la exposición frente a la pantalla de una computadora por más de seis horas.Las ondas de la luz azul que los dispositivos eléctricos emiten, generan una gran cantidad de energía, las cuales pueden resultar dañinas para los ojos, para la cabeza y para la piel, pudiendo producir dolores de cabeza, migrañas o incluso miopía.

Por lo tanto, es necesario tomar ciertas precauciones para proteger la piel, así como se aplica cremas y mascarillas, tome en cuenta las siguientes recomendaciones: Evite -en lo posible- la sobreexposición; baje el brillo de sus pantallas; utilice lentes anti reflejo cuando trabaje con cualquiera de los dispositivos. Pues estos ayudaran a reducir el brillo y filtraran la luz más dañina. Asimismo, utilice un programa para que su computadora reduzca la luz azul automáticamente cuando cambie la temperatura del monitor.

De igual manera, no evite por completo la luz azul, ya que según algunos expertos como Gualino, “forma parte de nuestros ciclos vitales diarios. Sí debes evitar la sobrexposición y protegerte, como hacemos con los rayos ultravioleta”.También puede aplicar diariamente una crema que contenga antioxidantes para combatir con los radicales libres. Otra de las formas de cuidarse es consumiendo alimentos que contengan vitamina C, ya que éstos pueden permanecer hasta 72 horas en la piel una vez que se consumen, por lo que ayudan a prevenir el daño que causan los rayos.

Ahora bien, también es recomendable usar manos libres y evitar que su dispositivo tenga contacto directo con la piel, pues aunque la pantalla se oscurece mientras dure la llamada, el dispositivo emite un fuerte calor que a su vez activa la producción de melanina de la piel. Afortunadamente están saliendo al mercado productos para proteger la piel de este tipo de radiaciones.

Finalmente, si su equipo es obsoleto, es cuando más cuidadosa debe ser, ya que este tipo de equipos si emiten radiación ultravioleta. Lo más importante es que las personas estén informadas y tomen las previsiones necesarias para proteger su piel y contrarrestar los efectos nocivos sobre ella y el resto del cuerpo.