A través de las terapias musicales de sanación, se pueden lograr grandes avances en el tratamiento de diversas afectaciones físicas, mentales y emocionales. La música revitaliza al ser humano; y por ello ha formado parte de la vida del hombre desde tiempos antiguos; y a través de estas líneas vamos a explicarle algunas formas de utilizar la música en pro de la salud integral.

En las culturas china, griega, egipcia, hindú, tibetana, incluso en las civilizaciones mayas, aztecas e incas, y los indígenas de Norteamérica, se utilizaba la música, como medio de sanación, a través de rituales, que combinaban los sonidos de instrumentos musicales, con mantras y vibraciones, para preparar el ambiente y sanar dolencias de todo tipo; constituyendo una parte básica de estas culturas.

Meditación Vibraciones Chakras Cuenco Tibetano

Es así, como desde siempre se ha asociado al sonido con la divinidad, a través de un vínculo con el ser humano, con el fin de equilibrar las energías del cuerpo, por lo que desde los tiempos antiguos se ha enseñado a usar el sonido como una fuerza creativa y sanadora; y de allí ha nacido lo que se ha llamado musicoterapia, o terapias musicales que están dirigidas a lograr la sanación física, mental y espiritual.

Cuando hablamos de musicoterapia; nos referimos al manejo de la música y de sus elementos musicales, tales como: sonido, melodía, ritmo y la armonía; con el fin de que los músicos terapeutas, creen piezas para el tratamiento de personas o de un grupo, que facilite la sanación, el aprendizaje, comunicación, expresión, relaciones y la organización, para suplir necesidades físicas, mentales, sociales, emocionales, y cognitivas.

Debemos entonces, ver la música desde una perspectiva diferente a la actual, cuando la sociedad moderna la ha considerado como expresión artística y, la mayoría de las veces, como expresión del sonido convertido en un producto comercial. Hay que concebirla como una fuerza universal, que tiene todo el poder para ayudar a curar dolencias físicas y psíquicas del hombre.

Escuchar Música Mujer Audífonos Relajación

Se considera que el poder de la música, se debe a un contenido secreto que está en la expresión del sonido; porque el sonido es vibración, y su movimiento origina calor, que es transformado a su vez en energía; por eso cualquier deficiencia física afecta a las células, y si se aplican terapias musicales, se aprovecha la energía procedente de los ritmos y sonidos, que son transmitidos a las células que se encuentran en mal estado, para así facilitar su recuperación.

Estos estados deficientes de las células y por ende del organismo, se deben más que todo, a los excesos y a la falta de cuidados del mismo ser humano; que no crea conciencia de la vital importancia de una alimentación adecuada, de la actividad física, de evitar el estrés y el exceso de trabajo, la falta de descanso, etcétera, generando energías negativas a su alrededor, que alteran los estados vibratorios de los centros de energía, llamados chakras, produciendo emociones y actitudes, que a la vez, ocasionan una especie de corto circuito en el proceso de fluidez de energía, que origina desequilibrio y debilidad, y con ello la aparición de enfermedades.

Es así, como a través de las terapias musicales se puede lograr la sanación, ya que el sonido y la música son una manera sencilla y efectiva para restablecer el equilibrio perdido a través de los hábitos negativos, haciendo que mediante melodías y ritmos, los chakras y sus emanaciones electromagnéticas, logren responder a los tonos y vocalizaciones musicales específicas; que restituyen ese equilibrio, dando paso al proceso de sanación.

Desde el punto de vista profesional, las terapias musicales se llevan a cabo, tanto en el contexto individual como grupal, y las metodologías de trabajo pueden variar de acuerdo a cada población, las escuelas y los constructos teóricos que maneje y aplique el especialista, pero básicamente los tonos de la escala musical se asocian con los siete chakras o vórtices de energía presentes en el cuerpo, por lo que se utilizan diversos instrumentos musicales para causar el efecto deseado en estos centros energéticos.

Generalmente se usan instrumentos como el diapasón o la flauta, para equilibrar la energía de un chakra específico, por lo que se componen piezas musicales con tonos en clave, que están dirigidos a equilibrar cada chakra, que responde a sonidos determinados, y representan sus tonos primarios. Por eso, al escuchar este tipo de piezas en las terapias musicales, se está generando un proceso de sanación que no sólo incluye los chakras afectados, sino que involucra a cada uno de ellos.

De allí que, los especialistas en terapias musicales estudian el funcionamiento de cada chakra, para comprender la forma en que debe incidir sobre éstos, a través de los sonidos, e incluso muchas veces se ayudan con aromaterapia y/o con los colores (cromoterapia).

De esta manera, un músico terapeuta utiliza dispositivos específicos para aplicar y dar seguimiento al tratamiento de un individuo, con el fin de favorecer su salud física, su bienestar emocional, analizando los procesos de interacción social de las personas, sus capacidades cognitivas y habilidades comunicacionales; haciendo uso de la improvisación musical clínica, la creación de canciones usando métodos clínicos, así como las técnicas vocales terapéuticas, que han dado muy buenos resultados en muchas partes del mundo, incluyendo los países de habla hispana, en donde esta disciplina ha tenido un auge importante.

Música Violín Mujer Terapia Musical

De hecho, Argentina fue el primer país de habla hispana que contó con una carrera de Musicoterapia; ya que en el año 1967 se creó esta carrera en la Universidad del Salvador de Buenos Aires; apoyada por la Asociación Argentina de Musicoterapia; institución que ha hecho grandes aportes a esta área.

Es así como, los especialistas han podido promover y registrar significativos avances en casos de muchas personas, que han mejorado su condición física, mental, emocional, social y cognitiva, con la aplicación de sesiones de terapias musicales, donde se han empleado instrumentos, así como también grabaciones, música editada, mantras, sonidos corporales, la voz y otros materiales sonoros.