Con frecuencia, hay números que consideramos que nos traen suerte y los empleamos como cábala en diversos artículos como camisetas y joyas, así como en otros objetos. En el mundo de las apuestas, muchos tienen algún número que los favorece o que simplemente le tienen fe a una cifra determinada. Los números poseen una magia, por decirlo de alguna manera, y esa magia no es otra que la numerología, que definen como cualquier creencia en las relaciones divinas, mística entre un número y un evento.

Su origen es la creencia, por ejemplo, si usted escoge un número de la suerte y gana, asociará ese número a su suerte; además si posteriormente el número se repite en algunas situaciones afortunadas, seguramente tendrá razón para creer que es su número de suerte. Por el contrario, si apuesta a unos determinados número y pierde, con certeza los considerará de mala suerte.

La numerología es muy antigua, sin embargo no hay una forma de experimentar con ella. Se ha intentado por años en diferentes países pero sin resultados. Muchos dicen que el número 75 es uno de los números de la suerte, y es una secuencia inusual de números que solo se puede dividir por sí mismo y por el número 1

Un dato curioso es que se han realizado diferente experimentos científicos y pruebas psicológicas que han permitido demostrar que la mayoría de las personas elegirá el número 7, y es que este es un número primo que no es posible de crearlo al ser multiplicado o dividido con los primeros diez números. Por ello es único e inconscientemente las personas lo prefieren.

Además el número 7 está vinculado a una variedad de cosas positivas como el arco iris, las virtudes teologales, las maravillas del mundo y además tiene una simbología en la Biblia, pues Dios hizo al mundo en siete días. Por las cosas positivas que se le asocian, el 7 es considerado un número de buena suerte por una gran cantidad de personas.

Existe una teoría para obtener el número de la suerte que se obtiene generando una criba, similar a la Criba de Eratóstenes que genera los números primos. El primer paso es comenzar una lista con los números enteros a partir del número 1, de manera secuencial; posteriormente se suprimen los números de dos en dos, todos los números pares; por lo que de esta eliminación solo quedan números impares.

A continuación se eliminan todos números restantes de tres en tres, quedando en tercer lugar el número 7, luego se eliminan de 7 en 7 y el procedimiento se repite indefinidamente, por lo cual los números que queden son considerados de la suerte. Estos números de la suerte tienen idénticas propiedades que los números primos, es decir que solo son divisibles por 1 y por sí mismos.

Son muchos los mitos sobre los números de la suerte, sin embargo nada es certero, así que hay que apelar a la intuición y tener fe, además de instruirse un poco sobre la numerología y lo que puede lograr a través de diferentes métodos para obtener su número afortunado.