Los destinos de viajes, incluyen los sitios turísticos más peligrosos que usted se pueda imaginar, en donde se tiene acceso a una distracción diferente, llena de riesgos y aventura, a la que muchos turistas amantes de sitios peligrosos, se llenan de adrenalina, para experimentar situaciones de pánico, en donde sus emociones se encuentren al máximo.

En este contexto, debemos mencionar al “Valle de la Muerte”, ubicado en los Estados Unidos, que ha sido considerado como uno de los lugares del planeta donde las temperaturas son más altas. Sin embargo, son muchos los turistas osados que se atreven a ir a observar este panorama, donde las temperaturas pueden alcanzar hasta los 57º, por lo que se estima que no se podría permanecer allí más de 12 horas.

Pero, no sólo en Estados Unidos hay un valle de la muerte, ya que en Rusia se encuentra el “Valle de la Muerte de Kamchatka”, donde existen concentraciones muy altas de gases tóxicos, que no permiten que haya vida animal ni vegetal; por lo que permanecer allí es también un acto de riesgo, que sólo los más atrevidos lo llevan a cabo.

Seguimos nuestro recorrido, y nos dirigimos al “Atolón bikini en las Islas Marshall”, sitio muy hermoso donde se llevaron a cabo muchas pruebas nucleares en los años 50, quedando el lugar con altos niveles de radiación que no permiten que se pueda habitar. Sin embargo, este lugar es muy famoso, porque la publicidad que se le dio a la polémica nuclear de ese entonces.

Otro lugar con temperaturas elevadas es el Desierto Danakil en Eritea, alcanzando hasta los 50º; debido a que se encuentra rodeado de volcanes activos y géiseres que expulsan gases tóxicos. Sin embargo, aunque usted no lo crea existen muchos amantes de la aventura y el riesgo, que visitan este lugar, al cual se le conoce como “el infierno en la Tierra”.

Pero, si hablamos de un lugar donde los vientos soplan salvajemente para hacerles sentir el riesgo y el vértigo, entonces tenemos que dirigirnos al “Monte Washington” en Estados Unidos, el cual posee el récord de vientos más fuertes, los cuales han alcanzado una velocidad de hasta 327km/h, con unas temperaturas muy bajas que llegan a los 40º bajo cero; pero aun así lo visitan miles de turistas cada año, y se exponen a estas condiciones climáticas extremas.

Y quien no ha oído hablar del “Gran Cañón” en los Estados Unidos, que en realidad es un parque nacional que tiene unos 227 kilómetros de largo, y posee alturas hasta de 1.800 metros. Este cañón es muy famoso, porque allí se han filmado muchas películas, razón por la cual cada año recibe a más de 4,5 millones de visitantes. Además, en sus diferentes sectores se han originado unas 12 personas, de acuerdo con los datos suministrados por la institución.

Estas muertes han sido ocasionadas por accidentes, deslizamientos y por las condiciones físicas de algunas personas que han sido víctimas del calor, cansancio, deshidratación y/o condiciones médicas, incluso, algunas personas han ido al lugar a suicidarse.

Otro parque que a simple vista pareciera un lugar mágico y tranquilo, pero que es muy peligroso, es el “Parque Nacional Madidi”, localizado en Bolivia. La razón por la que es considerado como peligroso, es la existencia de una de las plantas más peligrosas del mundo, que con sólo rozarla se puede contraer infecciones mortales y padecer de graves problemas de salud. Así, que si desea visitar este parque que cuenta con una naturaleza exuberante, debe tener mucho cuidado con las plantas que toque o roce.

De Suramérica nos trasladamos a Francia, para visitar al “Mont Blanc”, que es una cadena de montañas que cuenta con picos de hasta los 5.000 metros de altura, donde la velocidad del ciento puede alcanzar unos 95 kilómetros por hora, razón por la cual es considerado uno de los lugares más peligrosos del mundo; donde los visitantes se enfrentan al vértigo y los riesgos propios de las alturas y las condiciones climáticas extremas.

Cabe señalar, que se estima que se realizan más de 20.000 intentos de escalarlo por año, sin embargo, la mayoría de los escaladores han resultado heridos o han perdido la vida, calculándose que se originan de 30 a 70 muertes por año.

Y si en lugar de subir montañas, usted prefiere enfrentarse al peligro de los animales, entonces compre un boleto para Tailandia, y visite “El Reino Animal en Chonburi”, donde existen granjas de cocodrilos abiertas para los turistas, quienes se sitúan en una plataforma de madera ubicada en el medio del agua del río, para desde allí ver como saltan los cocodrilos mientras les lanzan comida para que se acerquen. Es una forma de recrearse que muchos turistas consideran atractiva y les provoca que aumente su adrenalina. Rara manera de disfrutar, pensarán algunas personas que aman su seguridad.

Ahora vámonos a Hawaii, esa isla paradisíaca que pertenece a los Estados Unidos, y en donde existen tres de los volcanes activos más peligrosos, entre los cuales destaca el famoso Kilaluea, considerado como el más activo del planeta. Allí, las empresas turísticas realizan paseos en helicóptero, para recorrer los alrededores del volcán y acercar a los turistas hasta donde explota la lava.

Cabe destacar, que entre los años 1992 y 2002 estas explosiones causaron la muerte de unas 40 personas, al punto que en el año 2007 cerraron el recorrido en bicicleta en el Kilaluea, después de la muerte de tres personas durante ese año
.
Esta zona de volcanes peligrosos, es uno de los destinos turísticos más buscados, en donde los turistas practican el turismo de aventura, exponiéndose a riesgos con la finalidad de sentir momentos peligrosos, e incluso llegar al pánico, para que su adrenalina haga mover sus emociones y la distracción valga la pena.

Dentro de la lista de los sitios más peligrosos del mundo, se encuentra New Smyrna Beach, Florida, Estados Unidos, en el cual los visitantes se llenan de diferentes emociones de miedo, ansiedad y pánico, para ver satisfechas sus expectativas de distracción y disfrute a través de estas experiencias, en donde la adrenalina juega un papel fundamental.

Cabe destacar, que en este lugar el turismo de aventura encuentra un escenario fascinante, en el cual las emociones de pánico se hacen evidentes cuando observas a los visitantes asumir los riesgos al estar en uno de los lugares más peligrosos del mundo por los ataques de tiburones, lo cual hace de este balneario uno de los sitios turísticos más peligrosos del mundo.

Es importante resaltar el hecho de que, en el estado de Florida se produjeron 219 ataques de tiburones de los 701 ataques en todo el mundo entre los años de 2004 y 2014, superando a otros famosos lugares peligrosos por esta causa, como lo son Hawai, Australia y Sudáfrica; mientras que la playa “New Smyrna Beach”, es hoy día como la playa más peligrosa del estado de la Florida.

Si hablamos de subir la adrenalina, enfrentarse al pánico y vivir una experiencia llena de emociones y aventura, entonces ustedes deben visitar el Lago Natrón en Tanzania, sitio donde prevalece un ambiente hermoso, rodeado de altos niveles de sal alcalina que flota en su superficie, con gases que matan cualquier criatura que se acerque, pero para los turistas arriesgados estar en ese lugar, los sumerge en una sensación de miedo que paraliza el cuerpo, y eso es lo que precisamente les gusta a muchos turistas que buscan este tipo de sitios, y aunque usted no lo crea, encuentran en la aventura, el pánico, los sitios peligrosos y en los riesgos, la oportunidad de subir su adrenalina y encontrar la distracción que tanto buscan.

Y si le atraen los Acantilados, debe visitar Irlanda para ir hasta los “Acantilados de Moher”, que con su impresionante belleza y peligrosidad atraen a los turistas más arriesgados y amantes de la aventura acantilados, desde donde se observan fabulosos paisajes del Océano Atlántico, donde habitan unas 30.000 aves de más de 20 especies; pero que pueden ser fatales por la inclinación y las condiciones del camino.

Siguiendo nuestro recorrido por los sitios turísticos más peligrosos, nos encontramos con la isla Skellig Michael, localizada en Irlanda, sitio donde los turistas pueden admirar su majestuoso monasterio, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1996; pero para llegar a él se deben subir unos 600 escalones sumamente peligrosos y resbaladizos.

Es así como, los visitantes se enfrentan el pánico y al riesgo, como elementos básicos de este tipo de distracción que los turistas amantes de la aventura buscan, para enfrentarse a los riesgos y quizás como una medida para superar miedos personales y sentirse cada vez más fuertes y seguros.

A este tipo de turistas que definitivamente tienen una personalidad, estilos de vida y preferencias muy excéntricas y poco comunes, les gusta enfrentarse a los riesgos, a esa aventura que logre la distracción máxima de sus sentidos y emociones y los sumerja en un mundo lleno de adrenalina, de una adrenalina que se sienta, que se huela, que impregne sus sentidos, que los haga sentir ese pánico que los paraliza, pero que los hace sentir bien.

Es extraño, y a muchos nos cuesta comprenderlo, pero lo cierto es que existen estos sitios peligrosos, que se han convertido en destinos turísticos a donde acuden miles de turistas ansiosos de enfrentar el pánico, de sentir la aventura y el vaivén de emociones, a través de actividades que ponen en riesgo su integridad, pero que les produce satisfacción y distracción, que, para otras personas, simplemente los llenaría de emociones de sufrimiento extremo.

Pero, si desea vivir la aventura, entonces planifique su viaje, compre sus boletos y haga sus maletas, asegúrese de meter en ellas, mucha valentía y adrenalina, para que disfrute al máximo de estos lugares maravillosos y peligrosos.