Cuando se habla de belleza y estilo, la rutina de belleza de cada mujer es una parte imprescindible de ambos. Es por ello, que la mayoría de las mujeres tiene o alberga todo tipo de cremas y cosméticos en su baño o peinadora, cada uno para funciones diferentes. Pero, la mayoría de las veces, por desconocimiento se utiliza más cantidadde la necesaria de dichos productos, desperdiciando así muchos de ellos y al final es su bolsillo quien se resiente, por tantos gastos; pero, si se escatima es su imagen quien sufre, es por ello que el día de hoy conocerá algunos consejos para que no desperdicie sus cosméticos, aplicando lo justo.

El término cosmético proviene de la palabra griega “kosmetikós”, cuyo significado se relaciona con adornar u ornamentar; sin embargo, el concepto asociado a la belleza comenzó a usarse a partir del siglo XVII.

El origen de los cosméticos es más antiguo de lo que se pueda imaginar, pues las primeras referencias que se tienen vienen del antiguo Egipto, al menos 4000 años a.C. ya que la belleza era de gran importancia para su cultura. Por supuesto, se empleaban materiales rupestres como el barro, la arcilla, levaduras, harinas, entre otros; así como elementos que podían encontrarse directamente en la naturaleza. No es casualidad que una figura tan emblemática como Cleopatra tomara baños de leche.

De hecho, en diversos yacimientos egipcios se han encontrado los vasos donde eran almacenados estos cosméticos primitivos. Con el pasar del tiempo y sin guardar relación alguna, cada cultura desarrolló sus cosméticos y rituales para el cuidado de la piel. Ya para el siglo XX el cuidado personal terminó por difundirse poco a poco.

Conforme han ido pasando los años, las décadas y los siglos, tanto las técnicas como los ingredientes de los cuales están hechos los cosméticos se han ido perfeccionando, por lo que cada mujer reconoce su tipo de piel, los productos y los procedimientos que deben llevar a cabo para lucir tanto una piel sana como un cabello fuerte.

Ahora bien, cómo saber ¿cuáles son las cantidades de estos productos que deben ser aplicadas para no desperdiciar y lograr resultados más óptimos? Bien, de acuerdo al Doctor Neil Sadick, médico dermatólogo de la ciudad de Nueva York, afirma que: “las mujeres desperdician entre el 10 y el 20% de sus productos para el cuidado de la piel en exageradas aplicaciones”, lo cual aunque parezca inofensivo no lo es, ya que éste es uno de los 10 errores más comunes que se cometen a la hora de cuidar el rostro y la piel en general.

¿Las consecuencias? Lejos de lograr mejores resultados, más rápidos o más evidentes, en su lugar puede alterarse tanto su PH, como losniveles de grasa del rostro, ocasionando por ejemplo, irritaciones y hematomas en la piel. Es por ello, que siempre debe estar asesorada por un profesional del área, especialmente en el caso de tener problemas de la piel como el acné, que es uno de los más comunes.

De esta manera, la crema más básica que se aplican las mujeres es la crema facial hidratante, ¿qué cantidad debe aplicarse? La cantidad correcta es el equivalente a dos manís o una almendra, recuerde que dicha crema se encarga de suavizar la piel. Para su aplicación debe tener la piel limpia, una vez lavada, cuando aún está húmeda más no mojada es el momento ideal para sobreponer el producto en la cantidad indicada con la yema de los dedos. ¿La razón? Cuando la piel aún se encuentra húmeda absorbe mejor los beneficios de la hidratación que le ofrece el producto.

En cuanto a la crema para el contorno de ojos, debe saber que éste es uno de los productos más costosos, por lo tanto su intención debe ser ahorrar. La cantidad de producto que deberá aplicar es el equivalente a un guisante ¿tan poco? Pues sí, es la cantidad suficiente para cubrir la parte inferior del párpado, por debajo de las pestañas desde la sien en dirección al lagrimal. Dicho movimiento le ayudará a diluir el fluido que causa las ojeras.

Jamás puede olvidar el protector solar, tanto para el rostro como para el cuerpo, la cantidad recomendada del mismo que debe usarse, es el equivalente a tres uvas verdes, por lo que se recomienda dividir el cuerpo en tres zonas y utilizar una porción del protector en cada una de ellas, espalda y torso, piernas y pies; y por último brazos, cuello y rostro. Asimismo, no olvide que debe reforzarlo al menos cada dos horas.

Otro de los cosméticos importantes, es la base del maquillaje, la cantidad correcta de esta es el equivalente al tamaño de una chapa, tome como premisa que menos es más; así que antes de lucir como payasa es preferible aplicar la cantidad indicada en el dorso de la mano y esparcir el producto en el rosto con la brocha indicada para lograr un mejor acabado, cubriendo así la totalidad del rostro y el cuello.

Siguiendo con el maquillaje, no puede olvidarse del corrector de ojos, la cantidad de aplicación correcta es el tamaño de un caramelo tic tac, sí así de pequeño, eso será suficiente para cubrir y esconder sus ojeras; aplíquelo en el dedo o de igual manera en el dorso de la mano y con el dedo anular en suaves toques distribuya en producto a lo largo de la ojera y el parpado incluyendo el lagrimal. De igual manera puede utilizar una brocha especial y para culminar no olvide sellar con el polvo suelto o translúcido.

Por último, pero no menos importante también debe incluirse la crema de peinar, aunque no todas las mujeres la usan en su día a día, depende realmente de la forma de su cabello, ya sea liso, ondulado o crespo; pero, en los días de verano es muy útil para mantener la cabellera hidratada. La cantidad dependerá de su tipo de cabello; para los ondulados el equivalente a una moneda pequeña y para cabellos más difíciles una moneda grande. No malgaste sus cosméticos, utilice lo justo, economice y obtenga los resultados esperados, su bolsillo se lo agradecerá.