Dentro del mundo de la belleza usar uñas acrílicas es sinónimo de glamour. Y es que definitivamente son geniales, duraderas y se ven increíbles, por lo cual, son muchas las mujeres que recurren a ellas para complementar su apariencia. Sin embargo, al elegir la forma, la longitud o el color de las uñas, entre otros detalles, es posible que estemos cometiendo algunos errores especialmente si las hacemos en casa o vamos a un salón de uñas barato.

Errores que pueden causar estragos en nuestras uñas y que debemos evitar a como dé lugar. Así que para ayudarle a cuidar sus uñas y tener una apariencia glamorosa, le traemos una lista con los principales errores que cometemos al usar uñas acrílicas.

Usar uñas acrílicas
Imagen de Nuno Lopes en Pixabay

No darle un descanso a las uñas

Aunque a muchas de nosotras nos gusta usar uñas acrílicas a diario, ya que se ven fabulosas. Debemos saber que existe una frecuencia con la que debemos reemplazarlas para que nuestras uñas naturales respiren entre aplicaciones. En este sentido, los expertos de belleza recomiendan a quienes usan frecuentemente uñas acrílicas, que deben quitárselas cada dos meses y darles un descanso, incluso si es solo por 24 horas más o menos. Al hacerlo no solo le dará a sus uñas espacio para respirar, sino que también se asegurará de que sus uñas siempre se vean frescas y de que el acrílico no se vuelva viejo y asqueroso.

Quitarse las uñas de manera incorrecta

La forma en que nos quitemos las uñas acrílicas es súper importante. Ya que evitará que causemos algún daño a nuestras uñas naturales y que el hacerlo sea doloroso. En general, tratar de aprender a quitar las uñas acrílicas sin acetona o una lima es una muy mala idea y en algunos salones de belleza es lo que hacen. Si intentamos eso, especialmente cuando sus acrílicos aún están duros, es posible que termine con algunas uñas naturales muy frágiles y débiles en el futuro, lo cual es algo que nadie quiere.

Así que debemos aprender a hacerlo correctamente o procurar que se haga de la manera más segura. La recomendación es sumergir sus uñas acrílicas en acetona hasta que estén totalmente blandas y luego limar los acrílicos uno por uno. Como puede imaginar, estas instrucciones sobre cómo quitarse las uñas acrílicas pueden llevar algo de tiempo. Pero es un método mucho mejor para quitar las uñas acrílicas que tratar de quitarlas manualmente.

Usar uñas acrílicas demasiado gruesas

Si su técnico de uñas está haciendo sus uñas correctamente y se ha acostumbrado a tener uñas largas y puntiagudas (o cuadradas), no debería tener problemas. Pero si sus uñas son tan gruesas que ni siquiera puedes picarte. Ese es un problema con la tecnología de uñas, no con las uñas acrílicas en general, por lo que es un error que se puede evitar.

Usar uñas acrílicas demasiado largas

Usar uñas acrílicas que son demasiado largas puede ser uno de los mayores errores que se deben evitar. Si bien usar uñas acrílicas debe complementar nuestra apariencia siempre debemos procurar que el tamaño sea lo suficientemente largo que sea comodo realizar nuestras tareas diarias. Entonces, ¿Cómo saber que mis uñas son demasiado largas?

Si sus uñas son tan largas que hacen sonidos de arañazos cuando toma un bolígrafo o intenta escribir en una computadora, significa entonces que son demasiado largas. Así mismo si al usar uñas acrílicas estas le cuesta abrocharse la ropa, ¡son demasiado largas!.

Cutículas sangrantes o demasiado cortas

En primer lugar, cortar excesivamente las cutículas es una mala idea. Esta piel está destinada a protegernos de las bacterias que se abren paso a través de la abertura entre la piel y la uña. Por lo cual, cuando cortamos demasiado la cutícula estamos abriendo paso a una infección. En segundo lugar, las cutículas demasiado cortas no son bonitas, duelen y socavan la razón por la que fuimos al salón en primer lugar: ¡para sentirnos con nosotras mismas y con nuestra apariencia!

Tomar una ducha caliente o lavar los platos inmediatamente

Las primeras dos horas después de pintarse las uñas son las más cruciales, y no solo realizó con esmero la mejor manicura en el hogar de su vida para dejarse llevar por el agua caliente, el jabón para lavar platos o las marcas de las sábanas. Exponerlas al agua caliente suaviza el esmalte de uñas e instantáneamente lo hace propenso a mancharse.

Lo mismo ocurre con el lavado de platos en agua tibia, excepto que tiene el elemento adicional de golpear sus uñas frescas en ollas y sartenes. Por otro lado, irse a dormir justo después de pintarse las uñas tampoco es buena idea. Ya que todavía se encuentran en una etapa delicada y deben tratarse como tales. No se puede confiar en sus sábanas.

Diseños demasiado locos

Si bien no encontraremos con que todos los tipos de uñas acrílicas son encantadores, hay algunas excepciones. Por lo que es posible que deba evitar combinaciones de colores con diseños que inducen al vértigo y que estén adornadas con más pedrería que un par de jeans vaqueros de los años 80. Esto definitivamente contrasta con el glamour que deben evocar las uñas acrílicas.

Longitud desigual

Este es uno de los errores de belleza más temidos cuando se trata de uñas acrílicas. Quizás su técnico de uñas estaba demasiado ocupado hablando por teléfono o simplemente se distrajo y le quitó la vista de encima por unos segundos.

Para ser justos, es posible que usted también lo haya hecho. Estaba pensando en qué cocinar para la cena, o por qué la factura de la luz es tan ridículamente alta este mes. En cualquier caso, de alguna manera termino saliendo del salón de manicura con cada uña que parecía tener una mente propia y tal vez la intención de estar en otra parte.

Usar acrílico o gel barato

¿Alguna vez se ha hecho las uñas, salió feliz de la puerta para ir de compras y encontró la uña astillada menos del tiempo que tardaría en llegar a casa? Si es así, probablemente se haya topado con la temida uña de acrílico (o gel) barato. Sin duda, parte de la culpa puede recaer sobre usted, el usuario. Si usted es especialmente dura con sus uñas, usándolas para abrir los párpados o golpeándolas sobre la mesa. Pero lo cierto es que en general, las uñas postizas no son tan frágiles. Así que, si le ocurrió esto, quizás es hora de buscar un nuevo salón.