La salud es lo más preciado que tenemos los seres humanos, ya que sin ella no podemos desenvolverse adecuadamente en nuestro día a día, de allí la importancia que debemos darle, al cuidar nuestro cuerpo lo mejor posible. Sin embargo, existen cuidados que no le damos mucha importancia, como por ejemplo, la dentadura, la cual afecta otras partes del organismo si se encuentra en mal estado.

De esta manera, el mantenimiento saludable de las encías y los dientes es fundamental no sólo para poseer una buena salud dental, sino para la salud general de todo el cuerpo. Por tanto, debemos agotar los recursos para  evitar las caries, los dientes manchados o amarillos y el mal aliento, lo cual es muy sencillo con el uso de recetas caseras a base de productos naturales fáciles de conseguir y de utilizar, convirtiéndose en tratamientos prácticos,  rápidos y eficientes.

Es por ello, que a continuación describiremos algunos de estos elementos naturales y la forma cómo aplicarlos, con lo cual podrán cuidar sus dentaduras,  evitando  que las bacterias provoquen inflamaciones orales, que si se prolongan por mucho tiempo  pueden ocasionar problemas de salud, tales  como diabetes,  enfermedades cardíacas, e incluso hasta el cáncer oral.

Comencemos con una receta sencilla, que consiste en hacer buches de agua con sal,  el cual se dice que es muy útil para erradicar las caries, ya que la sal tiene propiedades antisépticas, antibacterianas y antiinflamatorias, que actúan directamente sobre la cavidad bucal para así reducir cualquier  inflamación y eliminando  la infección, lo cual minimiza el dolor de manera rápida y eficaz.

Es recomendable usar agua tibia para disolver completamente una media cucharada de sal, y posteriormente tomar una cantidad adecuada que permita realizar los buches con movimientos, enjuagándose con esta solución cada tres  o cuatro  horas  durante una semana aproximadamente.

Seguimos con el ajo, ese pequeño producto natural que posee tantas propiedades, y sirve para contrarrestar muchas afecciones del organismo; siendo una de sus propiedades más preciadas su alta capacidad  antiséptica, que puede aplicarse en la dentadura al elaborar una mezcla de cuatro dientes de ajo y media cucharadita de sal gruesa. Para ello, se debe pelar el ajo, macharlo hasta obtener una pasta delgada, para luego agregar la sal gruesa, y aplicar la misma sobre la zona afectada durante unos 10 a 15 minutos. Finalmente se debe enjuagar muy bien la boca, y repetir el procedimiento dos veces al día durante unos 15 a 20 días, para obtener resultados satisfactorios.

Otro producto natural que ha sido muy usado desde hace muchos años, son los clavos de olor, esos mismos que se usan en la elaboración de dulces y bebidas y que tienen un sabor muy agradable, debido a que son una especie aromática, que a su vez  posee propiedades antisépticas muy efectivas en el tratamiento de la  caries, y que ayuda a reducir los dolores provocados por ésta.

Es recomendable utilizar los clavos de olor en forma de infusiones, las cuales deben prepararse introduciendo un puñado de estos clavos en una taza con 250 mililitros de agua.

Primeramente se debe hervir el agua, y cuando alcance la agua, ebullición, se agregan los clavos de olor, dejando hervir la mezcla por unos 5 minutos más para que la infusión contenga suficiente esencia y su efecto sea mayor. Se deja reposar durante unos diez minutos, para hacer buches dos o tres veces al día durante unos 15 días. Es recomendable realizar este procedimiento, cada 2 o 3 meses de manera preventiva, así no exista ningún dolor o inflamación de las encías.

Otro remedio natural, es la mezcla  de salvia y menta, que por  sus propiedades antifúngicas, ayudan a aliviar el dolor y la inflamación ya que actúan directamente sobre las bacterias, bloqueando su acción destructora de los dientes y las encías. Para aplicarlas en la cavidad bucal, se debe preparar una infusión, que consta de media cucharadita de salvia, media cucharadita de menta, medio vaso de agua, una cucharadita de sal y cuatro gotas de glicerina vegetal líquida.

Primeramente, para preparar la infusión se introducen ambas hierbas en un recipiente con el medio   vaso de agua, y se deja hervir durante unos cinco minutos, agregándose posteriormente la sal y las cuatro  gotas de glicerina vegetal, se revuelve y se  deja reposar unos minutos, para luego introducir el cepillo dental en la infusión y cepillar los dientes como se hace habitualmente.

Y quien no ha oído hablar de las grandes propiedades del Bicarbonato de sodio, que lo asocian inclusive con los quimioterapias para los enfermos con cáncer,  con la preparación de desodorantes, el tratamiento de manchas en la ropa, y por supuesto con la preparación de pastas dentales.

Así que si usted desea tener unos dientes  más blancos y brillantes, podría hacer la  prueba utilizando este maravilloso producto que puede conseguir en la farmacia o cualquier establecimiento autorizado para su venta, enjuagarse la boca una vez a la semana, con una mezcla de agua y media cucharadita de bicarbonato de sodio,  o hacer una pasta y colocarla en el cepillo dental para cepillarse como lo hace tradicionalmente. Hay quienes también le agregan zumo de limón a dicha pasta.

Y aunque no lo crea, en la cáscara de plátano tiene un producto natural magnífico y eficaz, incluso  menos agresivo que el bicarbonato de sodio. Para utilizar esta cáscara, debe primeramente lavarse los dientes como lo hace habitualmente, y después frotar la parte interna durante unos dos minutos con la cáscara. Si lo hace diariamente durante un tiempo más o menos prolongado observará que los  dientes lucen mucho más blancos.

Otra cáscara que es muy efectiva es la de naranja,  la cual es  muy útil para eliminar las  manchas de los dientes, y la misma debe ser usada como la cáscara de plátano, frotando a diario la  parte blanca contra los dientes durante unos cinco minutos aproximadamente.

Un producto natural que es muy beneficioso y tiene un montón de aplicaciones, es la albahaca, la cual ayuda a disminuir la posibilidad de sufrir de halitosis, protegiendo las  encías y blanqueando el esmalte de los dientes. Lo que se debe  debes hacer es muy sencillo, antes de acostarse se mastica una hoja de esta maravillosa planta para dejarla actuar durante toda la noche; al cabo de unas semanas de aplicación diaria, se podrá observar la diferencia y lucir unos dientes más blancos.

Un excelente compañero de las amas de casa es el perejil, esas ramitas  que hacen milagros en muchas recetas, tienen propiedades medicinales increíbles, y para el tratamiento y prevención de la halitosis son fantásticas, sólo deben  hervirse varias ramitas con dos clavos de olor en dos tazas de agua, removiendo  la mezcla, para luego dejarla reposar, enfriar y colar, para así  utilizar este líquido como enjuague bucal varias veces al día durante el tiempo que considere conveniente. Así  se puede tener a raya las bacterias, protegiendo la dentadura y brindándole más blancura y evitando las manchas.

Asimismo, si su dentadura tiene manchas que limitan su sonrisa, es conveniente que haga gárgaras con Vinagre de manzana, lo cual favorece su eliminación paulatina y además  se obtiene una higiene bucal  más completa, bloqueando la acción de las bacterias. Esto lo puede hacer una vez al día durante un tiempo prolongado, ya que su acción es natural  y no afecta para nada su uso frecuente.

La infusión de salvia, es una alternativa efectiva para limpiar los dientes y mantenerlos más blancos. Para prepararla se toman las hojas de salvia, se hierven hasta lograr la  infusión que se  utiliza durante el proceso de  enjuague diurno y nocturno. También se utiliza aplicando la hoja directamente en los dientes, haciendo movimientos parecidos a los del cepillo de dientes, para lograr el frote efectivo, lo cual es una costumbre en algunos lugares de Oriente desde hace cientos de años.

El té verde es muy conocido por sus propiedades medicinales, y un estudio de Oral Biology, asegura que el uso de este maravilloso producto natural  puede favorecer mucho a la salud dental, debido a que es un fluoruro natural que destruye las bacterias que provocan la caries, protegiendo de manera efectiva la dentadura y previniendo el mal aliento. Para usarlo se deben beber de 3 a 4 tazas diarias sin azúcar ni miel. Otra opción que es muy usada en algunos países  es masticar chicle hecho de té verde, sin azúcar, lo cual provee el entretenimiento y costumbre de los amantes del chicle y a su vez están protegiendo enormemente su dentadura.

Por otra parte, la raíz de regaliz ayuda  a mantener tus dientes y encías sanas,  debido a que contiene dos  compuestos predominantes  que son la licoricidina y licorisoflavina, que tienen propiedades antibacteriales  previniendo  las enfermedades dentales. Normalmente se usa un poco de polvo de la raíz de regaliz seco, y con eso se cepillan los dientes diariamente, aunque existe otra forma de aplicarlo, tomando la varilla de regaliz suave para cepillarse  directamente con ella.

Existen otras recetas fabulosas para cuidar la dentadura con productos naturales, las cuales se las describiremos en otros artículos. Para finalizar nos queda recomendarle que   además de cepillarse habitualmente, se debe evitar las bebidas carbonatadas y zumos ácidos que pueden descalcificar el esmalte, y café, té o vino que puede teñir los dientes, usar hilo dental para eliminar los excedentes de comidas,  cambiar el cepillo de dientes cada tres meses y por supuesto realizar visitas periódicas al odontólogo.

En resumen, la higiene bucal no solamente debe depender de una crema dental convencional, sino que se puede probar con recetas naturales muy efectivas que están al alcance de la mayoría de las personas, y que brindan beneficios maravillosos que todas deberían probar. Así que anímense a probar con los productos aquí mencionados y favorezcan su dentadura para lucir siempre una sonrisa maravillosa.