Para lucir una piel radiante, no es necesario invertir grandes cantidades de dinero ya que la naturaleza nos provee de una inmensa variedad de ingredientes que pueden utilizarse como remedios caseros y que le permitirán tener una piel perfecta, luminosa y suave.

Para una piel hermosa no solo debe nutrir su piel de manera externa, también debe tener una alimentación correcta e ingerir una buena dosis de vitaminas para que su piel tenga un aspecto saludable.

Entre los remedios caseros más populares para tener una piel perfecta, le ofrecemos algunas alternativas de bajo costo que le ayudarán a mejorar la salud de su piel.

Un producto que realiza una función limpiadora natural, es la leche y para utilizarla solo requiere empapar un poco de leche en un disco de algodón y extenderlo sobre el rostro, particularmente en la barbilla y en las aletas de la nariz, por cuanto son las zonas en que más suciedad se acumula. Finalmente debe retirarla con un algodón limpio.

Este ingrediente limpiará su piel y eliminará los restos de maquillaje. Si su cutis es graso utilice leche descremada para realizar el procedimiento, mientras que si su piel es seca utilice leche entera que le aportará la grasa que su piel requiere.

Una vez efectuada la limpieza de la piel del rostro, es recomendable realizar una exfoliación, que le ayude a eliminar las células muertas y devolver la luminosidad a su rostro, con productos naturales que seguramente encontrará en su despensa.

Un excelente exfoliante se prepara mezclando una cucharada de azúcar blanca o morena, con unas gotas de aceite de almendras dulces. Extienda la preparación sobre el rostro con un masaje ascendente desde el cuello a la barbilla. Masajee por unos segundos y retirelo con abundante agua tibia.

Otra opción es humedecer el rostro y aplicar una cuchara de azúcar común la cual debe frotar en sus manos para posteriormente aplicarla con movimientos circulares de manera ascendente. Enjuague con agua fresca y notará como su piel tendrá una mejor apariencia.

Para una piel renovada, licue una zanahoria, previamente pelada y troceada, hasta que se forme una pasta texturada. Mézclela con alguna crema hidratante y aplíquela sobre su rostro. Deje reposar la mascarilla durante 15 minutos sobre su rostro y retire. Notará la diferencia de manera inmediata.

Si desea aportar luminosidad a su piel luego de una exfoliación, utilice la pulpa de papaya combinada con una cucharadita de miel. Aplique la mezcla sobre la piel evitando el contorno de ojos y labios y permita que actué durante 20 minutos. Luego aclare el rostro con agua templada y notará una tez mucho más suave y radiante.

Finalmente para cerrar los poros nada mejor que el té verde. Solo debe preparar una bolsita de té verde en medio vaso de agua hirviendo y permitir que repose 20 minutos y espere que se enfrié. Luego empape un disco de en el tónico y extiéndelo por la cara con suaves toques.

Con estos sencillos remedios caseros, ahorrará dinero y le permitirá tener una piel limpia, sana, radiante y renovada.