¿Cuál podría ser la mejor hora para tener relaciones sexuales? ¿El día o la noche? Pues bien, aunque muchos consideran que las horas de la noche son las mejores para los encuentros íntimos, no se pueden descartar las horas del día para tal fin, sobre todo las del mediodía, ya que se tiene la posibilidad de estar más despiertos y activos para ese disfrute con la pareja.

No es un secreto que debido a las diferentes agendas de trabajo y a las  responsabilidades del día a día, muchas parejas terminan posponiendo ese encuentro  íntimo,  bien sea por cansancio en las noches, o por tener que salir muy de prisa en las mañanas, sin embargo, el sexólogo alemán Peter Platz manifestó para el portal web de El Confidencial, que  en las horas del mediodía es “el momento en el que mejor se sincronizan”, porque  la mujer logra tener encuentros largos y efectivos y el hombre un sexo muy excitante.

Planificar un encuentro sexual al mediodía con la pareja lo hará más apasionante, las horas de la mañana serán contadas esperando que llegue ese momento, el deseo elevará la temperatura al máximo, la complicidad de escapar de la rutina y acudir a un lecho diferente del habitual, se convierten en la mezcla perfecta para un sexo más placentero.

El sexo al mediodía debe ser visto como una buena práctica, que beneficia no solo la relación con la pareja, sino que además revitaliza las energías para asumir los compromisos de la tarde con una actitud renovada, su nivel de concentración aumentará ya que está comprobado que el sexo funciona mejor que el gimnasio para liberar el estrés y las toxinas. Además, estará lejos de ese 20% de personas que solo tienen intimidad unas 10 veces al año.

Una buena manera de mantener el interés de su pareja en la hora del mediodía y no precisamente por el menú del almuerzo, es describir por mensajes cortos como le hará sentir, interprete un personaje que lo llene de fantasía y expectativas, lleve un atuendo inesperado y cautivador bajo su ropa, haga de este encuentro su vía de escape con su ser amado. Recordemos que el sexo es la panacea de muchos de nuestros males, porque ayuda a reducir  la presión sanguínea, mantienen el equilibrio de los niveles de estrógeno y testosterona, favorece el sistema inmunológico y mejora el aspecto de la piel.