En el mundo de la astrología, las características de cada signo marcan tendencias a la hora de relacionarse entre ellos, y más aún cuando se trata del amor, de esas relaciones de pareja, de la compatibilidad. Allí es donde se despierta la curiosidad de todos por saber si somos compatibles, si podremos llevárnosla bien, convirtiéndose en una herramienta útil si sabemos aprovechar esa información para establecer una comunicación eficaz con la otra persona.

Los signos de fuego, son seres maravillosos que según los astros   se caracterizan por ser asertivos, entusiastas, enérgicos y creativos, llenos de vida, pero que a su vez se muestran la mayoría de las veces muy individualistas, característica que debe ser muy tomada en cuenta cuando pretendemos conquistarlos.

Nos referimos entonces a los famosos Aries, Sagitario y Leo, a quienes el fuego les confiere una característica básica como es su capacidad de actuar, van por la vida con la certeza de lo que es, poseen una fuerte individualidad y una gran confianza en sí, centrándose en ellos mismos y lo demás gira a su alrededor, por eso pueden ser tachados de egocéntricos. Pero a su vez, suelen ser motivadores, entusiastas, siguen su instinto y se mueven en base a sus intuiciones, el fuego es la energía vital y estar a su lado puede ser estímulo de motivación.

Ahora bien, dentro de la rueda zodiacal se encuentran variedad de características que destacan a la hora de entablar relaciones; encontrándose que algunas personas son más románticas y pasionales, otras más tranquilas y prácticas,  algunas son muy divertidos; otras serios y tímidos, las  hay fieles y por supuesto infieles. Algunos necesitan libertad y otros aman el hogar y la rutina.

Un aspecto a tomarse en cuenta para comenzar a analizar la forma de conquistar a los signos de fuego, es precisamente el conocimiento de la relación con los demás elementos (aire, tierra y agua), por ello a continuación lo vamos a describir brevemente:

Fuego-Aire: Ambos poseen un desenvolvimiento activo por naturaleza, y mientras el aire provee dirección, el fuego ofrece la fuerza vital, el aire le aporta un sentido a toda esa energía creadora, le da más perspectiva y le enseña la manera de relacionarse, mientras el fuego proporciona la chispa, hará que la mente se inflame y haya una profusión de ideas y pensamientos, a aire le conviene el fuego dando un sentido a la hora de relacionarse en el mundo.

Fuego-Tierra: entre ellos hay una cierta complementación aunque sea a través del conflicto, existe una atracción seguramente inconsciente, lo que les lleva a relacionarse pero no verse puntos compatibles. Si tierra necesita pruebas, Fuego no se la va a proporcionar. Por eso Fuego le recuerda a la tierra en confiar en su intuición. La Tierra aportará practicidad y enseñará al Fuego a poner los pies en este mundo, dándole más cautela y menos arrogancia.

Fuego-Agua: es evidente que estos dos elementos mezclados no es fácil su relación. Dependiendo de la proporción el Agua apaga el Fuego, o el Fuego evapora el Agua. El  Agua  puede hacer de las suyas, acudiendo a tretas como hacerse la víctima, ejerciendo una situación de ahogo en el otro con su actitud pasiva, que poco a poco va debilitando y consumiendo la energía del fuego que representa la acción.

Fuego-Fuego: compartir el mismo elemento denota complementación entre dos personas, es estimulante para ambos, en general, la relación en el mismo elemento hace que entre ellos se ayuden y vean el mundo de una manera similar, aunque denotan una cierta dinámica de monotonía.

Por otra parte, para  establecer la compatibilidad de manera precisa entre dos personas, requiere de un estudio  astrológico profundo. Para ello, la astrología se basa en una técnica llamada“sinastria” que en la antigüedad era utilizada para concertar o acordar matrimonios; y  consiste en la comparación de dos cartas astrales en relación a la personalidad, temperamento, atracción sexual y emocional. Es así como, en la actualidad se puede  aplicar la misma para conocer  las ventajas y desventajas en una posible relación sentimental.

Es importante aclarar que según la sinastria, en las relaciones sentimentales  cada planeta  influye de acuerdo a su posición y aspectos de cada individuo implicado en dichas relaciones, siendo el primer paso de la sinastria llevar a cabo una evaluación detallada de las cartas astrales individuales, pues sólo a partir de allí tendrán sentido los contactos y la comparación de ambas.

Sin embargo, para quienes no  tienen la oportunidad de conocer su carta natal, se pueden describir algunas características y tendencias que podrían ser de mucha utilidad a la hora de establecer relaciones amorosas. Comencemos describiendo a groso modo características en el plano amoroso de estos tres signos y sugerencias de cómo conquistarlos o seducirlos:

Aries: Líder apasionado, aventurero y brioso, gusta del romance y de que lo complazcan; por ello decirles que “no” aumenta su deseo. Como amante es temerario y posee las energías suficientes como para seguir y seguir. Siempre está dispuesto para el amor y para la batalla. Marte, Dios de la Guerra y su planeta regente le otorga el paradigma del macho, es su regente natal.

Por eso, el pelear y hacer el amor le atraen por igual. Por su impaciencia característica  se pueden presentar conflictos, aunque estas batallas suelen convertirse en el aperitivo para desatar la pasión. .Además con un Aries se puede   disfrutar  de sesiones múltiples de sexo, ya que aries es un amante incansable.  Es importante saber que  con un Aries hay que procurar ser siempre sincera(o), ya que no teme a la verdad, sabe perdonar.

De esta manera, para seducir a un Aries es necesario ser audaz y arriesgado, debido a que le atraen los retos, las sorpresas, lo prohibido, lo misterioso, la combinación de peleas y reconciliaciones, le gusta lo difícil, y  cuanto más tenga que luchar por conquistar a alguien  más le gustará. Debemos también considerar que a Aries le gusta tomar siempre la iniciativa, por lo que para  conquistarlo hay que hacerle creer que él lleva las riendas, que se sienta importante, que nos sentimos atraídas(os) por su personalidad, sus proyectos y triunfos.

Por otra parte, un gran afrodisiaco para Aries es que no te rindas fácilmente ante él, porque se corre el riesgo de  que pierda el interés, además de que hay que estar preparada(o) para darle toda la pasión del mundo y después desaparecer sin dejar rastro, para que se interese aún más en la relación.  Un dato extra a tomar en cuenta, es su gusto por el color rojo y los masajitos en la cabeza.

Leo: Debido a que su regente es el Sol, centro del sistema solar,  le gusta que el mundo gire a su alrededor y ser el  centro de atención en las relaciones, y así cobijar con su calor  y lucirse   reflejando su esplendor.  Debido a esto es un líder que trata de  dominar a su entorno, a través de su carisma y seguridad, pero además tiende a serdistinguido entusiasta, franco, espontáneo, orgulloso y generoso, sus expectativas son siempre elevadas, lo cual  puede inducirlo  a engaños y desilusiones.

A los leones les atraen las situaciones de lucha donde puede demostrar su poder y posee gran fuerza interior, tiene una fuerte necesidad de expresarse, de ser admirado y respetado y necesita mucho reconocimiento. Es amante de la belleza,  por lo que hay muchas probabilidades de conquistar a un Leo si te exhibes con ropa cara, elegante y distinguida, si portas joyas auténticas, en general si andas muy bien presentada.

Debido a su carácter histriónico, dramático, artístico, exhibicionista y ostentoso en ocasiones, hay que ser capaz de comprender y complacer su necesidad de ser el centro de atención, de allí que se debe demostrar la atracción y admiración por sus cualidades, eso lo enciende, lo hace sentir en la cima del cielo; por lo que aumenta su interés  y se muestra como un amante muy seguro de sí mismo que valorará los halagos con muchas atenciones y detalles.

Entonces, lo básico  para seducir a un Leo es el halago constante, recordarle lo inteligente y especial que es, ya que le gusta que lo respeten y admiren,  y con  caricias y palabras dulces se podrá llegar a él, debido a que valora mucho la calidez y el buen gusto. Además, se debe recordar que para  conquistarlo se debe hacer a través de las miradas y el contacto físico, teniendo sumo cuidado en no herir su orgullo, eso no lo perdonará jamás.

Finalmente, deberás aceptar que las cosas se hagan a su manera, mostrarte sensual, alegre, inteligente, y brindarle  un sexo perfecto, porque no se debe olvidar que  Leo es uno de los signos del zodíaco más fogosos.

Sagitario: Como signo mutable es adaptable y es otro de los signos llamados “dobles”. Uno de los más infieles del zodíaco, es hijo de Júpiter el más voluble de todos los dioses. Su  natural tendencia hacia la libertad suele llevarles a tomar riesgos en su vida sentimental, suele ser bastante pasional, ardiente y fogoso. Tiene una interesante capacidad de seducción.

Sin embargo, Sagitario muchas veces se deja arrastrar por sus impulsos y llega a mantener relaciones imprudentes o susceptibles de provocar conflictos. Se resiste a atarse y no porque desee estar solo, sino porque quiere ser libre para conectarse con quien sea, donde sea, sin límites impuestos.

Debido a su pasión por la aventura y placer, para conquistarlo deberás ofrecerle un viaje, un perfume, un par nuevo de zapatos, son excelentes regalos que aceptará con mucho gusto. Además hay que mostrarse espontáneo(a) y mostrar seguridad.

Se debe tomar en cuenta, que para este signo una de las cosas más importantes en la pareja es el sexo, por eso hay que estar dispuesto a complacer su instinto animal, seguir su juego. Recuerda que su zona erógena son los muslos.

A Sagitario le gusta divertirse y pasarlo bien, por  eso ríe mucho, sé cariñosa(o) y ama la aventura, puede que te llene de obsequios y te prometa amor eterno, aunque después no lo cumpla. Además, si eres ambiciosa(o) como él, formarás una pareja casi perfecta.