Ubicado en el continente asiático y con 65.600 kilómetros cuadrados de territorio Sri Lanka es uno de los países que ofrece mil razones para visitar y el doble de ellas para regresar; siendo su exuberante naturaleza, interminables playas de arena, su patrimonio cultural y gastronomía, solo algunas de ellas.

Entre tantas razones, una que también tendrá quilates de peso son sus piedras preciosas. Ya que, su suelo es tan generoso que es posible encontrar allí, las gemas más bonitas del planeta. Pues, tiene la mayor densidad de yacimientos lo que permite encontrar hasta un total de 70 variedades diferentes, de las 200 piedras preciosas que se conocen en todo el mundo. Siendo además uno de los principales rubros de exportación de Sri Lanka a lo largo de 2.500 años de historia y la razón por la cual, antiguamente esta isla era conocida como “Ratna Dweepa”, que en sanscrito significa isla de joyas.

Si bien el tiempo ha pasado, las piedras preciosas de Sri Lanka aún siguen siendo apreciadas en todo el mundo por su calidad. Aunque entre ellas, algunas ocupan un lugar especial en el gusto de los compradores y coleccionistas, como por ejemplo los zafiros, rubíes, berilos, turmalinas, topacios, amatistas, granates y piedras de luna arcoíris. También es posible hallar crisoberilos, espinelas, aguamarinas, cuarzos en todas sus variedades y una larga lista de piedras preciosas, en la que extrañamente no figura el diamante, porque curiosamente no se encuentran yacimientos de esta piedra.

A pesar de ser un territorio bendecido por esta gran variedad de piedras preciosas, los zafiros se han convertido en sus principales embajadores, gracias a la presencia de importantes cinturones de corindones, de los que hoy en día se extraen zafiros de una amplia gama de colores como el zafiro azul Ceilán, que es conocido como uno de los más bellos, brillantes y famosos por su espléndido color azul intenso.

 

Otro tipo de zafiro que podemos encontrar en Sri Lanka es el Padparadscha, nombre que proviene del cingalés y significa color de la flor de loto al amanecer. Se trata de la más valiosa y rara variedad de zafiros cuya característica principal es la mezcla sutil de colores entre el naranja y el rosa suave. Aunque esta gema no se encuentra exclusivamente en Sri Lanka, destaca por haber sido allí donde fue descubierta por primera vez.

Entre los zafiros más famosos que se han encontrado en Sri Lanka están, el Blue Belle de Asia, un espectacular zafiro azul de 392,52 quilates, subastado en 2014 por 18 millones de dólares; y el zafiro bautizado como la estrella de Adán, una gema de 1.404,49 quilates, conocida por ser el zafiro estrella azul más grande del mundo, con un valor estimado entre 100 y 175 millones de dólares.

Así mismo, es imposible hablar de piedras preciosas y de este país, sin mencionar una de las gemas más raras del mundo como es la taaffeíta, pues solo se halla en Tanzania y Sri Lanka.

Definitivamente, Sri Lanka es un país con muchos atractivos pero que deslumbra a sus visitantes con el brillo de sus piedras preciosas.