El verano termina y comienza el otoño, por lo que usted piensa en un cambio, pues durante esta estación los árboles precisamente cambian sus hojas; de la misma manera, la moda y la joyería se renuevan, tanto la ropa, los zapatos como los accesorios. Éstos últimos son como esa píldora mágica que puede transformar cualquier atuendo sin mayor esfuerzo, es por ello que hoy conocerá las tendencias de las joyas para este otoño invierno de 2018.

En esta temporada se verán nuevas tendencias, de la misma manera que muchas clásicas se mantendrán. Una de las inspiraciones serán las hojas, símbolo del otoño; enigmáticas, delicadas y bohemias. Podrán verse en zarcillos y collares, de hecho ya se han hecho presentes en pasarelas como la de Valentino, hechas en oro profundo, haciendo resplandecer los desfiles.

Una de las tendencias que se mantendrá junto a sus detalles de temporada e incluso aumentará, aún más, serán los accesorios XXL, pudiendo encontrar collares de eslabones de cadena gruesa con distintas e inusuales formas, en metales como la plata y el oro; derrochando así estilo y moda, sin mayor esfuerzo.

Siguiendo esta misma línea, las letras colgantes vuelven a revivir y podrá llevarlas en oro, de diferentes tamaños y con una o tres letras. Este tipo de detalles son bien llevados en materia de joyería, igualmente, hay mujeres que le dan un significado más fraternal, en el caso de las que son madres y llevan las iniciales de sus hijos; y, más romántico para las que tienen pareja. Sin duda una idea genial.

En cuanto a los zarcillos, las tendencias de llevar zarcillos diferentes continuará. Al principio, las combinaciones eran más sencillas, sin embargo, con la llegada del otoño eso cambiará; ya que las combinaciones serán las más extrañas y excéntricas. Por lo que no será necesario salir a comprar zarcillos diferentes, bastará con combinar los que ya tienes de la manera más original posible.

El metal que lidera esta temporada es el oro, ya que se hizo presente en todas las pasarelas de todas las maneras posibles, desde cadenas minimalistas y delicadas hasta voluminosos eslabones; adornos de oro en algunos collares, pendientes y pulseras innovadoras y lujosas.

Si da una mirada a las pulseras y brazaletes, las favoritas de las pasarelas han sido las gruesas y bastante adornadas, aquellas que llaman de puño, ya que lucen como los puños de las camisas. Se consideran elegantes por diversas razones, una de las principales es por su parecido a grandes obras de escultura. Por ejemplo, un simple y lujoso brazalete de oro fundido o plata puede tener un toque infinitamente artístico y contundente por su minimalismo. Este tipo de brazaletes son una manera fácil de incorporar diferentes tonos de joyas y motivos exóticos con una apariencia básica.

Si debe resumirse en una palabra las tendencias de joyería de otoño 2018 podría ser originalidad, pues será una temporada plagada de las prendas más llamativas pero parece radicalmente originales.