Viajar es uno de los placeres que se puede disfrutar en la vida, sin embargo, para algunas mujeres puede ser un placer y una pesadilla; pues muchas veces no saben cuánta ropa llevar y al final acaban llevando la mitad del armario para un viaje de fin de semana. Si este es su caso, no se preocupe, que para todo existe una solución. Hoy conocerá qué debe tomar en cuenta para viajar y vestir fabulosa sin llevar todo el armario.

Lo primero que debe saber, es el destino, el clima o estación en la que se encuentra el lugar y la cantidad de días que estará allá. Esta será la clave para definir los atuendos, zapatos y accesorios que deberá llevar. Asimismo, la elección de la maleta es sumamente importante, ya que ella será su amiga durante el viaje, procure que sea cómoda y práctica de llevar. De igual manera, limítese en cuanto a la cantidad de equipaje y lleve sólo una maleta y una bolsa de mano.

Elija ropa cómoda y práctica para doblarla y llevarla en la maleta. Cuando de colores se trata, procure los neutrales y las piezas básicas que puedan combinarse fácilmente para crear los atuendos que usará. El truco está en escoger bien las piezas de ropa que la acompañarán en el viaje; lo cual no se logra en cinco minutos, pues requiere tiempo y concentración. Además, quizás sea necesario medirse algunas prendas, si no está segura de las cosas que quiere y debe llevar.

Seleccione ropa para dormir que sea ligera y no ocupe mucho espacio. Si estará fuera de casa por más de cinco días, lleve un poco más de ropa, al menos tres pantalones para el diario, otro par de pantalones, falda o traje para la noche. Para el día, puede combinar pantalones cortos, si el clima lo permite o «jeans». En las noches, especialmente si es otoño o invierno, puede optar por un par de pantalones negros y unos «leggins». En términos de camisas, tome en cuenta las telas, especialmente las ligeras que no se arrugan en la maleta; así, no solo ocuparán menos espacio sino que llegarán en mejor estado a su destino.

Ahora bien, no lleve más de dos pares de zapatos. Un par para el día y otro para la noche. Éstos deben combinar con los outfits que armó. Asimismo, lleve una cartera tipo sobre para la noche. Escoja los accesorios incluyendo: pulseras, anillos, collares, correas y bufandas. Las prendas de valor llévelas en su cartera y la ropa de interior empáquela en una bolsa que pueda acomodar, una vez el equipaje esté hecho.

Finalmente, dedíquese a hacer la maleta dos o tres días antes del viaje, no lo deje para el último minuto, considere igualmente las actividades o paseos que tiene planificadas. Lleve una cartera grande para ese día, ya que, así podrá acomodar aquellas cosas que no cupieron en la maleta, los equipos electrónicos, cosméticos, cepillos y libros. Vístase cómoda y lleve las piezas más pesadas puestas, como los abrigos y ¡A viajar!